lunes, 13 de agosto de 2018

El Peregrino sin Nombre, de Oscar Carrera

Dios sin mombre

Me encontré con el libro de Óscar Carrera Sánchez (Jerez de la Frontera 1992), así de sopetón: El Dios sin nombre. Símbolos y leyendas del Camino de Santiago.

El conocimiento vino a través de una escueta reseña libresca relativa a la peregrinatio jacobipeta, y como sucede en estos casos el descubrimiento me embarcó en un texto lleno guiños y juegos malabares sobre diversas míticas. Elucubraciones soterradas bajo los veneros de la vieja escuela hermética, hoy sepultada por las redes sociales cuya gramola nos inunda de imágenes y cursiladas sobre el Camino o los Caminos, y los jacobipetas como un intenso fenómeno del siglo XXI, exento de todas estos viejos veneros.

Con él en las manos y reubicado en el sillón poäng devoro en una tríada estival de agosto al refugio de los calores saharianos, y leo y releo los textos armado de lápiz y libracos de referencia, por aquello de las referencias y los contrastes que son muchos, pues sobre esta época se miente más que se habla.

Este joven jerezano me depara con su libro, el único que he leído de él, un denso trabajo de reflexión, no tanto sobre símbolos en cuya temática hay que decir que es más bien escueto, al menos bajo mi gusto y manera, aunque se extiende largo y tendido sobre leyendas y míticas y mitologías, dioses, santos, guerreros y ascetas, todos ellos de extraña y diversa naturaleza y condición.

Me recordó la lectura apasionada y apasionante a los viejos tomos que todavía ruedan por casa, del Gargoris Habidis, de Sanchez Dragó, publicados a últimos de la década de los años 70, de cuando con ellos buscábamos el místico y esotérico santo grial.

Como siempre, no deja de ser atrayente la capacidad de traer a colación a santos de capa y espada como Santiago, o herejes iconoclastas como Prisciliano, a los cuales, ficticios o verdaderos embarca en su propia salsa y aventura para hacernos zozobrar en viejas míticas, verdaderas o supuestas, las falsificaciones y los bulos cronificados a cerca del Señor Santiago don moneda corriente, y Oscar no se queda atrás y nos embarca en una simbiosis de míticas y fábulas con pinceladas al estilo del primerizo García Atienza o del Dragó de los 70.

Tener entre las manos: El Dios sin nombre, es sentarse ante un libro de difícil lectura, aunque no por ello menos atrayente, a la vez que sugestivo, y a buen seguro que quien emprenda su lectura no quedará inmune, eso sí casi que adelantaría que a los jacobitas y romeros santiaguistas no les dejará contentos.

Aunque me ha gustado esa vuelta a los años 80, a esos tiempos en la que no había peregrinos por los andurriales castellano-galaicos, como mucho, unos jóvenes hipees que andábamos con los tomos el Gargoris y Habidis a cuestas buscando el Santo Grial y el mantra amoroso por trazados aún sin pintar y al margen de la caminería y mítica canónica santiaguera.

Todo aquello era más bien era un pulular por los desconocidos caminos de la Tebaida Berciana, territorios llenos de referencias y sones priscilianistas, con sus curiosos ascetas, y desiertos místicos, que en cierto modo eran para nosotros a su modo y manera una parusía, que parecíamos vivir esta singular y peculiar beat generation española de la década del 70-80 bastante quemados de las praxis políticas setenteañeras.

Por eso ha sido todo un descubrimiento volver al Gargoris y Habidis en versión moderna, aunque cimentado en los arcaicos veneros por los cuales circulan las más variadas mitologías y leyendas, cargadas de traslaciones apócrifas y personales que nos llevan a mundos extraños, pero tan sugerentes, los cuales surgen y resurgen, aquí y allá para deleite de la lectura y la compresión de una intrahistoria poco y mal contada y que traviesa toda la mítica jacobea y su peregrinatio.

Hombres Verdes

No se imaginen un libro de experiencias camineras, o el corte y pega tan al uso de leyendas y míticas para ganar adeptos y lectores bajo el sello esotérico, no es nada de todo eso, aunque contenga buena parte de esos ingredientes. Estamos ante un libro exotérico que pone patas arriba todo el cronicón histórico, tan falso como patibulario, porque cada vez que uno indaga y profundiza más en los temas jacobeos de carácter histórico, más le queda a uno la sensación de que nos engañan como a chinos, ni los Calixtinus, ni los tumbos ni las Concordias, parecen ser lo que son, como dice la historiadora Ofelia Rey Castelao, «la historia compostelana es en buena medida, un curso de escritura creativa que tiene su musa en la falta de pruebas fiables».

Toda la tradición de la Voie Compsotelae, no deja de ser un maremágnum histórico en el cual no nos explican la historia, sino trozos de ella y lo más interesados, lo cual no nos ayuda a comprender casi nada, por ejemplo que Asturias como tal reino, tuvo problemas de gestión territorial en la llamada Gallaecia, porque se había repoblado dichos territorios con cristianos andaluces, y tal cosa o se vio con buenos ojos por los viejos cristiano gallegos y menos por sus nobles de esta situación se dieron problemas políticos importantes, lo mismo pasa con la presencia de los monjes de Cluny en el Camino de Santiago, con ese desembarco y contundencia, está claro que ayudando a dar un giro copernicano a la liquidación del antiguo establishment.

Tal vez no entendamos muy bien cuales fueron los intereses concretos que se ocultan bajo el establecimiento de Cluny en la franja franca castellana, y será cual cruel decir que ello no significó otra cosa que la abolición de un sistema político religioso, el visigodo, que dio paso con la ayuda política y religiosa a la imposición del rito romano, que no era otra cosa que la entronización de una visión política económica y judicial que vino penetró hasta lo más profundo a través de la Camino de Santiago, marginando la creencias tenidas como paganas y heréticas, las cuales se les acusaba a algunas de ellas de colaboracionistas con los invasores sarracenos.

De esto nos habla Oscar Correa, que no se queda en expurgar las distintas tesis de los historiadores, sino que con su aporte de visiones míticas y mitológicas coloca estas reflexiones junto a otros contextos relacionados también como el jacobitismo. Eso sí para terminar más liados que la para un romano, entre tanta teoría y tanta vuelta mística esotérica.

Esa relación de Baco y Dionisos con Santiago, el Líber-Baco ligado al nombre de Libredón. «hablar de Baco en Galicia puede sonar, a primera vista, a extrapolar un culto extranjero, pero la arqueología nos demuestra que, los escasos vestigios que contamos del culto gallego a los dioses del panteón grecolatino, Dionisos, y no otro es «protagonista de la casi la mitad de los retos que nos han llegado. Solo entonces tendría lógica que la gallega Noya se jactaran, tan misteriosamente, de ser el lugar de Noé desembarcó y plantó su infame vid.»

Digamos que el dios del vino parece colocarse por cada rincón de Líber Sancti Jacobi, como también lo hace dejando su huella en la propia catedral compostelana, a modo de adornos, pero ahí están al igual que lo están en la Puerta Santa (XVIII) que muestra generosa los benditos racimos de uvas, o aquella otra bajo la urna de las reliquias del Apóstol, con dos aves bebiendo de un cáliz, rodeadas de hojas de parra, imagen tan rosacrucriana como griálica.

El índice del libro nos indica de mano los temas de calado, tras algunos escarceos por las obra y milagros del apóstol, entra en Prisciliano como la alternativa herética, para darse un garbeo somero por la iconografía más vistosa del jacobitismo: la vieira, la calabaza y el bordón, la pata de oca, el cuadrivio que conforman el caballo, el toro, el perro y el espino, luego vendrá un referente final: la mar y la roca.

Pero Oscar Carrera se adentra en los periplos de los que vinieron de lejos, o el Campus Stellae, o aventurarse en esos Dioses con raíces, o la historia espiritual de iría Flavia

Tal y como dice el propio autor, «para comprender mejor estos relatos de transmutación espiritual, es hora de preguntarse si el método para obtener la piedra filosofal pudieron haberlo llamado Camino de Santiago, de suerte de hacer el Camino de Santiago, se tradujera por haber logrado la metamorfosis. El mercurio filosofal se correspondería con Mercurio deidad de los viajeros, la vía seca se ilustraría mediante la peregrinación terrestre, la vía acuosa por la vía marítima y pisar el Obradoiro representaría la consumación de la Obra-de -ouro, dar alcance al sol en su puesta.»

Un libro que les invito a leer y que saquen sus propias conclusiones, de lo cual espero sus opiniones.

Victor Guerra

viernes, 3 de agosto de 2018

El Camino de Santiago, desde Casquita hacia Gijón, y su posible alternativa


image

A la salida de Casquita, a la altura de la Fábrica al pie del barrio de La Barraca, se toma el trazado de Santiago que va hacia la aldea de Xiana buscando el camino de servicio de la Autopista A-8, o sea que se camina hacia el Oeste, a partir de dejar atrás el enclave de Mayorazu y de orilla del río Valdediós, y la riega de Rozaes, será a partir de la nave ganadera punto de giro y vira hacia los núcleos de Casares y Arbellía, yendo rumbo Norte, por un trazado de asfalto, finalmente tras una fuerte subida se empareja con la carretera VV-10, que viene de Casquita, girando de este modo al Este, para ir al encuentro del ramal asfaltado que sube por Niévares, VV-9 y bien por camino para senderistas desde el núcleo de Niévares, o bien por asfalto desde el Palacio de Niévares como alternativa para bicis, ambos dan acceso rodado del Alto la Cruz.

Este un trazado que da un rodeo importante, unos 6 km., desde Casquita hasta el núcleo de Niévares.

image
  • En VERDE el actual trazado del Camino de la Santiago a Niévares
  • En ROSA, el trazado por la carretera
  • En NARANJA las posibles alternativas
La situación actual.
Parte de este trazado jacobeo «oficial» se desarrolla por caminos, al menos desde Casquista hasta la desviación de la gran nave ganadera, desde la cual se sube hacia Xiana tras esto ya el recorrido va asfalto emprendiendo la subida hacia Casares para retroceder hasta el cruce que sube a Niévares por la VV-9.

Ante este rodeo que hace el «Camino Oficial» algunos peregrinos, prefieren ir más directos, y optan por hacer este tramo desde Casquita hasta Niévares, a través de la carretera VV-10 que carece de arcén, es estrecha y tiene algunos tramos con curvas muy cerradas y con poca visibilidad, lo cual a pesar de que los vecinos saben que hay transito peregrino, por este carril circulan camiones, autobuses y vehículos varios, lo que pone en peligro a los romeros y los propios conductores.

image

Por si eso fuera poco, aunque el Camino «oficial» que aparece en el mapa en VERDE, algunos foráneos al tema peregrino e institucional han realizado por su cuenta y riesgo en el desvío de La Fábrica se han dedicado a pintar «sus marcas» amarillas para que los romeros circulen por carretera (color ROSA en el mapa) con el objeto de los romeros se ahorren unos 2,8 km de recorrido, ignorante tales pintores de la responsabilidad que se toma al alterar marcas oficiales, o conducir a peatones por sendas equivocadas, sin dejar de recordarles los supuestos accidentes y responsabilidades que de tales acciones puede derivar
image   image

Esto no sería mucho problema si no fuera por la existencia de esas pinturas de índole espontáneo que vienen apareciendo en el desvío de La Fábrica, para que el peregrino vaya por carretera, lo cual no hace ningún favor, pues ello ofrece poca claridad y mucha confusión y desconfianza en cuanto a la señalización, ya que no pudiendo distinguir las marcas «oficiales» y la contradicción de unas marcas y otras, ya tenemos, y dado las indicaciones de las guías, al final tenemos el lío montado.

Esta situación está produciendo cierto dolor de cabeza y desconfianza entre vecinos, peregrinos, y amantes de la caminería, y provoca como digo, que en este tramo haya bastante desconfianza e inseguridad y poca fiabilidad en la señalización y en los trazados.
La situación es compleja y viene de la mano de cuando se construyó la actual autopista A-8 lo cual generó toda suerte de situaciones: cortes de redes camineras, aumentos de tráficos en algunos ejes comunicacionales, etc.

Ante tal situación la solución del actual trazado oficial supone un rodeo importante de + de 2,8 km., con un buen tramo en ascenso y por asfalto. Además del hecho de que el peregrino pronto percibe el rodeo que se les está haciendo realizar, el cual podemos ver en los distintos mapas.

Ante tal situación y buscando la confortabilidad de los usuarios peregrinos, he visto que hay unas posibles variantes que se reducen a tan solo dos posibilidades de alterar o atemperar esta situación, aunque esto de marcarlas o tenerlas en consideración como camino jacobeo, no depende mí voluntad como peregrino y ni siquiera de mi competencia como Técnico de Senderos Fedme, sino de las instituciones locales, de las organizaciones Amigas del Camino, y en último caso del Servicio de Patrimonio del Principado de Asturias

image

Una de las alternativas que he encontrado, la cual creo, que es la más idónea es la que denomino como Variante por la Iglesia de Grases a Niévares. (Camín de Covadonga)
Esta es la que creo más acertada, por su equilibrio entre el kilometraje, y que evita bastantes tramos de asfalto y los caminos no están nada mal.
. image

A/ Para evitar el rodeo a través del Camino de Santiago «oficial que va por Xiana y Casares, y para evitar tanta carretera se plantea esta variante que voy a describir paso a paso.

Tras dejar atrás el enclave de Casquita siguiendo el Camino de Santiago, ramal a Gijón, se llega tras unos 300 metros al barrio de La Barraca, al par de La Fábrica, (Wp.1) donde nos iremos por el camino izquierdo marcado como Camino de Santiago, y transitaremos por ese trazado que además se propone como Camino de Verano al Monasterio de Valdediós.

image  image
Casquita y desvío de La Fabrica

El Camino cruza la riega de Valdediós, tomando un poco de altura sobre los caseríos y molinos circundantes, con un bello recorrido, desde el cual ya podemos ver el cordal de del Alto la Cruz.

image   image
La Fábrica, y vistas sobre la Cordal de Alto la Cruz

Ante el tercer monolito, (Wp2) contando desde La Fabrica se abre un sendero a la derecha, aunque un poco más adelante encontramos la bocana del camino real, y ambos, camino y senda, bajan hacia la llamada Casona del Molín de Abajo.

image   image
Desvío hacia Iglesia de Niévares

En este punto se abandona el trazado oficial de Camino de Santiago ramal de la Costa por Gijón, que sigue como indica el monolito recto por el camino adelante para dar el rodeo ya señalado

Nuestra ruta sigue ahora el trazado del Camín de Covadonga, o una de sus variantes, por lo cual seguimos por el sendero abajo hasta el camino, y ambos ya conformados en solo eje bajan hasta la Casona de Abajo, donde se gira a la izquierda para tomar el camino que sube hormigonado al par de la iglesia de Grases, hasta desembocar en el núcleo de Grases.

image
Molin de Abajo

Antes, podemos detenernos en la iglesia de San Vicente de Grases, que guarda algunas singularidades.

image

En ella encontraremos una estela de arenisca, que se lee bastante mal, y que está encastrada en la pared (una placa de 0,59 x 0,29).

image

Se piensa, a decir de Xurde Morán, que era una piedra votiva del siglo II d.X., y que vendría a decir algo así « los llugones arganticaenos dediquen esta llápida al dios Tabaliaeno» A su vez «existen unos canecillos de piedra labrados con la figuras de animales que asemejan perros o lobos y que pudieron pertenecer a un edificio medieval mucho más antiguo, que ya fuese mencionado en el inventario del obispo Gutierre de Toledo en 1385-86, tal vez ligado a un olvidado monasterio»

image   image

También presentaba la iglesia este rustico canecillo de piedra, el cual está en este estado tras ser blanqueado, motivo por el cual hay que darle las gracias al pintor.

Esta alternativa que planteo al llegar a Grases (Wp3), digamos que no evita la carretera VV-10, solo vamos por ella un tramo, pero en su realización nos permitiría ver la iglesia de Grases y sus singularidades, aunque tendríamos desde el núcleo de Grases, un tramo de carretera hasta el desvío a Niévares, lo cual se sitúa en un recorrido en torno a los 2 km., de asfalto, el cual se haría a través de la VV-10.

imageimage image

Esto se podría alterar dejando reducido a un tramo de unos 400 mts., de carretera, si se opta por meter la variante jacobea, por el desvío por el que transita por el llamado Camín de Covadonga, que va por encima del núcleo de Eladio Concha, lo cual supone 1,7 km, de camino.

Por tanto, en Grases, se gira a la izquierda iniciando una bajada por la VV-10 para pasar por debajo de la A-8, prestando atención a las zonas estrechas y a las curvas, y obviando el ramal de Grases de Arriba, (Wp4) por el cual vendría otra posible variante, un tanto más larga, y con algo de rodeo y desnivel.

image   image

Se deja atrás el viaducto de la A-8, y cuando ya se da vista a la Rasa de Grases, y el palacio-fortaleza de Niévares, tras salir de la curva se gira en el primer camino a la derecha (Wp5). Es un trazado ancho, que va en plano a la vez que va virando al Norte. Se van dejando a la derecha ramales secundarios para seguir por el eje principal, viendo a nuestra derecha los barrios de Sariegomuerto.

image  image

El camino coge altura y se va contra el monte virando al Noreste, en ese momento, tenemos un ramal a la izquierda, rumbo Oeste, que abandona el eje principal y que se debe tomar en dirección Oeste , dando vuelta a las fincas y al nucleo de Eladio Concha , también denominado de La Argayada.

image   image

Este tramo es más estrecho, aunque debió de ser un buen camino carretero en sus buenos tiempos, en su trazado nos encontraremos algunas marcas del Camín de Covadonga, con toda la simbiosis colorista, y van en dirección contraria a nuestra marcha, ya que dichos romeros covadonguinos van al Sur, hacia Amandi y Valbucar, de ahí que en algunos tramos veamos marcas diversas.

image

Un trozo más adelante como a los 600 metros del anterior giro, ahora estamos en unos 3,6 km,. se gira a la derecha (Wp 8) evitando el camino del núcleo de Eladio Concha, La Argayada, cuyo acceso se indica que es privado. Cosa dudosa, pues en el mapa catastral aparece como camino público.

image  image
image
Núcleo de La Argayada o finca de Eladio Concha

Estamos debajo de unos de los hitos jacobeos de la zona, el Castillo-Palacio de Niévares, al cuyo castillo -fortaleza dedicaré una entrada del blog.

Tras dejar, atrás el tema de acceso a La Argayada, el camino mejora y desemboca en la carretera VV-9, (Wp10) y se sale enfrente de lo que fue un llagar, y un poco más debajo de La Casina de Niévares, dedicada al turismo rural.

image   
image

Se sube por la carretera VV-9 y por la izquierda se van los romeros que van a pie y por la derecha los que quieren seguir dando pedales hacia el acceso de Alto la Cruz. Si se suben unos metros a la derecha se sube hasta el palacio-fortaleza de Niévares.

Ahora no queda nada más que entrar por entre el caserío de Niévares, para coger el pendiente trazado que nos sube hacia el Cordal de Alto la Cruz.

image   image

Estamos pues en una variante que tiene unos 4,3 kilómetros con un ascenso acumulado de 325 mts que se hace en apenas 1 hora y que el conjunto de tramo asfaltado de algo más de 1 kilómetro, y que creo que merece la pena tenerlo en cuenta como una alternativa factible y muy tranquila.

Otra alternativa similar y que utiliza también un trozo del Camino de Santiago «oficial» es la que denomino como Alternativa por Grases de Arriba.

image
Alternativa por Grases de Arriba, en Rojo, y en Azul el trazado «oficial» del Camino.

La opción, la B/ Digamos que sigue por el camino ya comentado en la opción A, y que sería el mismo trazado que utiliza el Camino de Santiago “oficial”, o sea desde La Fábrica, yendo por un camino de buenos firmes de tierra, pero se abandonaría el «Camino Oficial» de Santiago a la altura del Mayorazu.

image  image

Una vez cruzada la riega de Valdediós, se cogería el camino de la derecha que queda a nuestra espalda y que retrocede hacia atrás para de este modo llegar a Grases de Arriba en continuo pero continua ascensión.

image
Cruce de la Riega de Valdediós, por la derecha hacia Grases de Arriba, y por la izquierda el Camino de Santiago oficial, y Camino de Verano a Valdediós.

De este modo se llegaría al entronque con el acceso rodado de Grases de Arriba, que por su ramal izquierdo no tiene salida.

image  image

Se giraría a la derecha y en leva bajada se concluiría ante la VV-10, cerca del viaducto de la A-8 (Wp 4) donde se tomaría el ramal izquierdo y un poco más adelante se tomaría por la derecha el Camino de Covadonga hasta Niévares. (Wp 5)

image

Esta propuesta supondría recorrer unos 5 km., frente a los 6 km. del «Camino oficial», pero tiene dos ventajas evita la sensación de rodeo, y un buen tramo de asfalto, solo se caminaría por asfalto unos escasos 500 metros en total.

Aunque en tal propuesta hay un cierto rodeo, pues hay que ir hasta el Mayorazu para subir hacia Grases de Arriba, y perder algo de altura, pero la seguridad es máxima y se aumentaría el kilometraje por firmes de tierra, pero con respecto incluso de la anterior alternativa.

Esta es la situación, y las posibles alternativas al largo rodeo que da en la zona el trazado del «Camino Oficial de Santiago» entre Casquita y Niévares, y las posibles alternativas a circular por la carretera VV-10.

Victor Guerra

lunes, 30 de julio de 2018

El Camino de Verano a Valdediós. Una propuesta jacobea

imageGrases, al fondo la sierra cumbral del Alto la Cruz

Si nos atenemos a lo que he venido publicando  sí que hay un trazado recto entre Casquita y el monacato cisterciense de Valdediós, el cual es un buen eje que va en plano y a la fresca, y salpicado, como debió de ser en su momento de amplios flujos de personas y mercaderías, dada la ingente cantidad de molinos que había a su vera.
Camino que por otro lado nos aporta interesantes vistas a los valles del suroeste villaviciosino.

Propuesta de un Camino de verano al Monasterio de Valdediós


Nadie habla de este camino, salvo cuando se cita el Camino del Norte hacia Gijón, por el cula se circula ya que se comparte un tramo, y realizarlo es muy fácil y cómodo y por firmes en su mayo parte de tierra.

Se coge por la carretera VV-10 desde Casquita, y se deja al cabo de unos minutos para entrar en un camino de tierra, marcado como Camino de Santiago a Gijón, ese lugar del desvío  es lo que se llama como la Fábrica, el trazado cruza el río Valdediós cogiendo altura y va en plano, circundado por diversos establecimientos molineros, y con interesantes vistas hacia la sierra cumbral que va del Campo La Morena al Alto La Cruz, y así con esta vista y luego todo el fondo de valle de Valdediós
.image
  • En ROJO Camino de verano Casquita-Valdediós
  • En AMARILLO Camino de Santiago por Castiello a Valdediós
  • En AZUL. Camino de Santiago a Arbazal.
Veamos este trazado, paso a paso.
El camino propiamente dicho, arranca tras dejar atrás el lugar de Casquita, y cuando se entra en el barrio de La Barraca, al pie de La Fábrica, antigua fábrica de papel La Esperanza, ocupadas luego dichas instalaciones pasaron a ser la Mantequera Asturiana,  más tarde a la situación dio en ruina, hasta la situación actual, 

Al llegar a su pie se  deja la carretera y se nos presenta a la izquierda un camino marcado y jalonado  como Camino de Santiago, el cual presenta de buenas a primeras, y una vez cruzado el puente sobre el arroyo Valdediós, el camino  presenta una buena traza de camino real, ancho carretero  con unos 5 a 6 metros de ancho,  buen firme con base de piedra, lo cual  le da la certificación de haber sido un importante Camino Real, lo cual además viene certificada  su importancia por los  puentes y pontones construidos para cruzar el arroyo Valdediós y las diferentes riegas a modo de afluentes, todos ellos sobre todo el río Valdediós le da escolta durante todo su trayecto al trazado.

IMG_4010IMG_4013

Un camino como digo, que se abre paso entre la vereda arbórea fluvial de la zona, circulando a su  vez entre lindes de diversos prados de siega,  y salpicado de artilugios molineros que se construyen sobremanera sobre el río Valdediós.

Este arroyo Valdediós, vertebra todo el trazado, aunque Xurde Morán, lo denomina como el  río como Rozaes, cuando en realidad esta riega es un afluente del río Valdediós, ya que este último conforma un eje directo que nace en las postrimerías de Lluaria y baja por Vallina Oscura hasta el mismo Grases, luego el cauce se va retorciendo a lo largo del territorio y juntándose con otras riegas para desaguar finalmente todas ellas en la ría de Villaviciosa.

Tras cruzar el arroyo en La Fábrica, el camino coge  un poco de altura dejando por debajo de su cota, a la derecha, varios artilugios molineros como el molín de la Mota, o el de Belarmino Villazón todavía en Grases de Abajo.

image

Este camino amplio y fresco, es a su vez una buena balconada hacia la cumbral de Alto la Cruz y los caseríos por entre los cuales se enzarza parte de la traza jacobita, la cual sube por el valle para  remontar en primer momento hasta las inmediaciones de  la casona-castillo de Niévares.

El tramo que ahora estamos caminando  nos presenta un primer desvío a modo de senda,  como a los 800 mts, después de arrancar a cero en Casquita, y dicho desvío está  jalonado con un  monolito santiaguero que da lugar a confusiones,. Este punto sería  para mi gusto el tramo ideal para que se quedara marcado como Camino de Santiago hacia Gijón, y que bajaría al molín de Abaju o de Grases.

Trazado ideal para no dar muchas vueltas y revueltas, pero de eso hablaré más adelante, a raíz de alternativas para el Camino de Santiago hacia Gijón y las problemáticas actuales.

P1180912image
Casona del molin de Abaxu o Iglesia

Se deja este pequeño desvío que va hacia la iglesia de Grases, y se sigue por la traza principal jalonada como Camino de Santiago, para encontrarnos de nuevo un poco más adelante con el camino que nos sale al encuentro proveniente de la iglesia de Grases, se continua camino adelante, para toparnos con otro molín remozado y medio tapado por la vegetación denominado El del Picu, y otro que vemos más alejado que es el de Llosa

.P1180916P1180918

El camino pasa por tramos de excelsa belleza tanto por la traza como por el entorno, hasta llegar al enclave del Mayorazu, con su molín e instalaciones complementarias, hoy poco menos que el caserío está en decadencia ,y medio deshabitado, indicar que por delante de la casa baja  procedente de Camoca, la famosa Riega la Cumbre, que provoca en Camoca ese gran badén de la Riega antes de coronar Castiello.

Este camino debió ser un buen trazado en su dia para comunicar las Camocas y la zona de Castiello y Ambás con los caminos hacia Gijón a través de l< parroquia de  Grases.

image

Se deja atrás el Mayorazu, y sin darnos cuenta se pasa por encima de un puente de dos ojos, por el que pasa el río Valdediós, sería bueno que se limpiará y de dejará franca su belleza. y porte. En eso sentido no sé si Villaviciosa o Patrimonio de Principado, tiene recogidos los viejos pontones medievales de la red de caminos maliayeses.

En este mismo punto en que se cruza la  riega de Valdediós, sale un camino por la la derecha que va hacia atrás y que sube hacia Grases de Arriba, se deja este trazado que pudiera ser una trazado alternativo hacia Niévares, y se sigue al Oeste, pegados a la riega de Valdediós que ahora suena a nuestra izquierda desde aquí el trazado que sigue soportando el Camino de Santiago, carece de artilugios molineros, salvo el de la Sota un tanto apartado y que está sobre la riega de Rozaes, que presenta un pontón remozado, desde aquí el camino toma algo de altura , yendo por trazados de piedra que las riadas dejan al aire. aunque la francura en estos tramos parece disminuir.

Se sube  hacia una gran nave ganadera para encontrarnos  y encontramos ante una bifurcación, por la derecha se va el Camino de Santiago hacia Xiana, pues los cortes a este camino por la existencia de la Autopista del Cantábrico han hecho el actual  trazado hacia Niévares de una vuelta importante. De hecho la zona del Mayorazu, o sea un poco más adelante se está en la vertical de Nievares, y ese eje  estaba el antiguo trazado jacobita, por cuyos lares hoy corre una encauzada riega de Turbeñu, o de Cumbre.

imageimage
Casa y cuadras de la finca El Mayorzu

Justo en esa bifurcación  jalonada por un hito de Santiago,ante  la nave ganadera, casi enfrente pero un poco o a la izquierda y en bajada. esta el camino que debemos tomar hacia Valdediós, este bordea una gran prado, y es ese eje por el cual  se debe seguir persistiendo  en el rumbo Oeste.

El río Valdediós queda  ahora a la izquierda, un tanto lejos, tras la pequeña bajada, se encuentra unas zonas planas que suelen estar por tramos anegadas agua, tras dejar estas atrás se llega a la carreterita de Conceyeru, que une la zona de Casares con la carretera de la Ribera.

IMG_4062.2jpgimage
Zona de desvio,a la derecha Camino de Santiago a la izquierda hacia Valdediós y Camino de los San Salvadores

Estamos a 3 kilómetros de Casquita, en este punto surgen, el Camino de Santiago a Gijón (azul) y la variante por el río a Valdediós (naranja)

Un poco más adelante y tras esos charcales de lo que hablo, en invierno se pone aún , pero nada que no se pueda arreglar con unos cuantos  aportes de conglomerados de piedra. Se llega como digo a la trifurcación asfaltada de Conceyeru.

imageimage
IMG_4076 1

Trifurcación de Concelleru.


Opción A/ Seguir por asfalto,  para ello se gira a la izquierda pasando por delante de unos invernaderos, y  se sigue en leve descenso hasta empatar con la carretera que baja de Castiello.

En es punto es donde se dobla a la derecha para  tomar el carril que va en plano, y de esta manera  entrar en el largo eje poblacional de la Ribera con una serie de molinos  que iremos encontrando en muy diverso estado a lo largo del recorrido hasta llegar a una pequeña subida de El Peredal, donde se puede o bien girar a la izquierda para subir por San Pedro de Ambás para Arbazal tras visitar Valdedios, que está a un tiro de piedra de este giro, cosa que a buen seguro harían los arrieros; o seguir de frente entrando en el Monasterio de Valdediós.

Esto supone un recorrido de unos 5,8 km. y140 mts.,  de desnivel acumulado de ascenso
Otro recorrido alternativo presenta menos asfalto, y es muy entretenido y que presento como Opción B/ Una vez se llega tras los 3 kilómetros a la carretera citada de Conceyeru.

imageimage

Se trata de que en la trifurcación ya mencionada de Conceyeru, se siga de frente, dejando los invernaderos a la izquierda, enlazando un repecho hasta una gran casona que hay a la derecha, un poco más adelante ante una casa que nos queda a la izquierda, ya en lo de la subida (La Cruz), donde se gira a la izquierda.


IMG_4084image

Es aquí donde se gira para tomar un camino hormigonado que va en franco descenso hasta concluir el hormigonado, luego el camino se suaviza y entra en los predios de la riega de Valdediós, que se cruza para salir al pueblo de La Ribera por el lugar de La Requexada, y entroncar con el camino común tanto el que viene de las Camocas, como el que proviene de la opción A, y por este  recorrido común se llega a El Peredal, para repetir el camino ya descrito.

Este podría ser el Camino ideal de cara al verano para ir a Valdediós bien con la opción A o B , En general se trata de un camino que va en plano, muy fresco y a la sombra.

Desde Casquita estamos hablando de unos  6 km.  con apenas 60 mts., de desnivel de ascenso

image
Salida del camino opción B/ La Requexada

Las diferencias entre ambos trazados estriban en el desnivel y en los firmes, estando a favor de este camino plano que va a la vera del río Valdediós y que sería una buena alternativa para señalizar entre Casquita-Valdediós como variante jacobea  de firmes de tierra y para el verano, en invierno los caminos sino se arreglan estarán con zonas de barro y agua.

imageimage
Victor GUERRA