jueves, 27 de julio de 2017

CAMINO PRIMITIVO. 5ª Etapa Pola de Allande- Berducedo. Apuestas y atajos con trabajos…

IMG_5141

La dormida fue buena, y por tanto el descanso fue intenso, aunque al despertar y pasar lista de los romeros, y ya vi que algunos madrugadores se habían echado al camino, tanto nuestro fraterno amigo cántabro, como Isabel, la madre e hija alemanas, etc.

Las previsiones del tiempo  para Pola de Allande estaban indicando tormentas, y eso hizo que el personal saliese de estampida.

Es curioso el campo de atracción que está teniendo este viejo Camino Primitivo a Uña de Caballo, que ha pasado a ser un simple ramal segundón en el desarrollo de los Caminos de Santiago en España, pese a la imperial presencia de Oviedo como cabecera de las peregrinaciones durante siglos, como gran poseedora de las más prestigiosas reliquias que engrandecieron el Ovetus, y como no el mundo visigodo español.

etapa-de-pola-de-allande-a-la-mesa

Etapa que se  quedó en Berducedo por las tormentas y porque el Albergue de La Mesa está cerrado

Las prisas de los romeros
No había nada más que echar un vistazo al cielo el día anterior, para ver lo que se estaba gestando, un día de ese tipo de calor que «pica», y al día siguiente pues ya se sabe, en este verano astur donde las témporas ya nos dicen que se entró en la fiesta de la Ascensión lloviendo, y como dice el refrán que después cuarenta días de agua son, o sea que hoy nos tocará mojarnos, casi que todo el verano.

Arreglado todo, salgo con Maki, del cuartelero albergue de Allande para dirigirme a Casa Vitoria, donde nuestra amiga del Este, nos atiende maravillosamente, cosa que se agradece por la mañana, nada menos que una sonrisa y buen humor entre taberneros y parroquianos, cuyo ambiente se desarrolla bajo la atenta mirada de la dueña.

El personal romero tiene prisa, hoy no habrá riesgo de sol, pero sí de lluvia, y ya se sabe los de madrugar para caminar, son pertinaces y pienso que debe ser una especie de penitencia o una devoción. Supongo que el grupo canario ya estará llegando a Alto del Palo,

IMG_5101IMG_5100

Nosotros, Maki y yo, seguimos sin reserva en los albergues, envío a Maki a modo de avanzadilla para que coja sitio en Berducedo, ya que dado el tiempo y que el albergue de La Mesa, no existe, pese a que viene en todas las publicaciones oficiales turísticas, pues me temo que habrá algo de lío al ir llegando todo a la alta aldea de Berducedo.

Cuando salgo por las calles de Allande, para tomar el Camino del valle, son las 8, 30 horas, y creo que no queda nadie por detrás, o sea que voy gozando la salida como un verderón, en medio de una densa niebla que se encama sobre todo en los fondos de valle.

El Camino sale por la carretera AS-14, que en lenta ascensión nos aporta una bucólica vista sobre el lugar de El Mazo, envuelto en esa misteriosa neblina mañanera. El eje asfaltado se deja un poco más allá del desvío hacia el núcleo de Cimadevilla, y este nos invita a entrar en predios más ruralizados, para de este modo pegarnos a la riega del Nisón, que se muestra suavemente rugiente, lo cual indica que arriba todavía no ha descargado la nube. Sus aguas van transparentes y puesto que apenas hay pueblos río arriba, sus aguas invitan a echar el cazo y saborearles, aunque lo haré más arriba.

El sendero es bonito y solitario, por encima del trazado quedan los enclaves de El Teixu y Peñaseita y Las Viñas… los cuales no veo, pues voy por el fondo del valle, viendo la inmensa mancha forestal que se descuelga desde Braniegos (Altu Panchón) hacia el rio (robles y, castaños) que apenas si dejan otra cosa que ver el fuerte verdor de la vegetación de ribera y la ya citada y el revolotear de pájaros, que para mí siempre son poco risuelos comparado con las algarabías que estos montan tras los montes babianos (León)

IMG_5110IMG_5114

No hay atajo sin trabajo
Según camino, voy pensando en el famoso refrán «no hay atajo sin trabajo» lo cual es una verdad como una catedral al tomar el trazado de Hospitales en medio de esta nubosidad, que encima empieza a regurgitar tormenta, pues por encima de las allandesas cumbres de Braniegos empieza a sonar algunos lejanos truenos,

No tengo ni idea de cuanto puede llevarme subir por este lado del valle, por donde no hace mucho bajé en BTT, con el amigo forense Javier Dolado, y en cuya actividad disfrutamos de este bello camino con trazas en algunos puntos de sendero.

Aunque también me vienen a la memoria las veces que subí por Hospitales, y hasta me recuerdo alguna que otra pájara que sufrimos a la par mi amigo Poldo Figueiras y yo, por las desnudas cumbres, tan solo jalonadas por alguna vieja cabaña de piedra, que llaman hospital. Como para pararse a curar las heridas¡¡

En el fondo, me alegro de no haber subido a dormir a los viejos restos hospitalarios que jalonan la subida.

En todo caso, en si mismos son un caso paradigmático, la existencia de esos hospitales, en lugares tan inhóspitos y sin apenas techumbre y amparo el que hubiera ese tipo de alojamientos, pues uno se espera encontrar unos edificios en ruinas, pero de cierta envergadura, pero lo que se encuentra son unas viejas cabañas de pastor y poco más, y además no es que la zona ande sobrada de agua o sombra.

IMG_5120IMG_5122

Pero así fue y así consta, que este atajo contó en su día, según la cartografía y la documentación, con los hospitales de Fonfaraón, Hospital de Abajo, y el de Arriba. Otra cosa es haber podido ver en su día en que consistía un hospital en estas latitudes, además no todos prestaban los mismos servicios.

Los paisanos y los proyectos de estos valles
Sigo pateando el valle solitario del Nisón rumbo Oeste, hasta virar rumbo suroeste a la altura de La Reigada, donde me encuentro con un ganadero de la zona, que tiene ganas de charlar, y aprovecho la ocasión para preguntarle por cosas de la zona, ¿Sí es posible bajar desde el A.R. de Les Muyeres, hasta Braniecha, me dice que sí, que sin problemas que puedo bajar hacia El Mazo, aunque lo de pasar para al valle de Fresnedo, eso ya es otro cantar, pues ya se han perdido todos los caminos, y se hace difícil caminar y más aún transitar en bici, «andando y ramaleando con el brezo y el escobal igual se pudiera bajar desde la Collada Frenesdo, por la Vega el Pinu, pero con trabajo».

Me indica, que en toda esa zona les pertenece a él y sus hermanos, y que tiene casi 1000 hectáreas de monte. Seguimos charlando de lo bueno del enclave para la ubicación de un albergue en la zona, y me informa que hace años una gente de Granada, compró varias casas en la parte última del pueblo, «y tenían idea de montar algo de Turismo Rural, y la cosa no fue a adelante y ahí se perdieron 26 millones de pesetas, en casas cerradas», hoy no parece que nadie quiera resucitar todo este enclave de su gran letargo para satisfacer necesidades turísticas….
IMG_5123

Es paradójico la gran cantidad de compras de casas y cuadras que se hicieron hace años por estas lejanas tierras con la idea de emplazarse en ellos como neorurales, pero la vida en estos valles es dura, y muy solitaria, y lo compruebo cada día que salgo en bici por la zona de Pomar de las Montaña o por Oscos, o en Navia de Suarna, y constato la gran cantidad de gentes y amigos que se vinieron a estas tierras, y que hoy han quedado nuevamente deshabitadas….

Dejo al paisano en su desesperanza, pues sabe que no habrá mañana para estos enclaves, pues es consciente de que sus hijos no volverán a hoyar estas tierras, al menos para ganarse el sustento, aunque no pierde la esperanza. Nos damos la mano, y cada uno sigue su camino con un Buen Camino por parte de ambos.

Las tormentas del Palo
Cruzo el Nisón un poco más arriba, cuando ya el camino pica en ascenso y cuando miro para atrás, veo que viene detrás de mí la pareja de peregrinos que vi en el Campo de San Roque (Tineo), tan extraños como silenciosos, Se paran a charlar, y aprovechamos para ponernos los chubasqueros, pues el agua hace su aparición de forma tímida, pues lo que era una lejana tormenta, empieza tornarse en toda una clara tormenta que se está colocando encima de nosotros.

IMG_5125IMG_5126IMG_5128

Me comentan que son de San Sebastian, y que no son muy madrugadores, pero que luego andan deprisa, lo cierto es que nos hacemos unas fotos, uno a los otros, y les dejo ir, mientras me quedo haciendo fotos a los pequeños juegos fluviales del Nisón y probando sus aguas, seguro que al peregrino Americ, le hubieran gustado .

Sin darme cuenta llego al cruce con la carretera AS-14, la cual cruza todo el territorio, con un trazado que va al abrigo de la Sierra del Palo. El entronque es el punto de arranque, casi vertical y por mal camino hacia lo alto del puerto, el repecho hacia la cumbre divisoria que como indica en su libro Alberto Polledo , lo del Oriente del Palo se dice que son los curitos, y los del otro lado, los de occidente, los farracos, o sea los del Valledor, Grandas, etc.

Emprendo la subida hacia la cumbre en un último esfuerzo, y como a la mitad encuentro a Valetín, un hombretón joven pero de juveniles maneras, que dada su sobrepeso va subiendo muy lentamente, le acompaño, tirando de él unos cuantos metros en la ascensión, pero no cambia el ritmo pese a que la tormenta ya está encima, llegamos cerca del corro de pinos, y allí lo dejo para subir un tanto a la carrera a la cumbre del Palo, pues quiero estar a cubierto en el pequeño refugio tipo iglú de piedra que nos ofrece el Palo, a donde llego a las 11, 30h con 8 km ya caminados.

IMG_5132IMG_5135IMG_5133

En plena campera del puerto del Palo (1147 mts), se desata la furia de Zeus que, junto con Eolo, hace de las suyas en la zona cumbra un poco antes de entrar en el refugio improvisado, un poco sucio, pero vale para guarecerse usos minutos.

En vez de quedarme dentro, coloqué una gran piedra en el porche y esperé sentado con la roja chaqueta de aguas, para que me vieran los que iban llegando y se vinieran a refugiar a este destartalado refugio, y así pasar el vendaval…

Cual no fue mi sorpresa, cuando por la cumbral del puerto veo llegar procedentes de la ruta de los Hospitales, al grupo de ex mineros, luchando con la tormenta, y sus ponchos, pero nadie parece querer refugiarse en el iglú de piedra, creyendo que Montefurado está a un minuto. Hago señas, pero nadie parece querer refugio.

Van pasando los romeros que vienen de los Hospitales, a los cuales parece que les he ganado por la mano en la subida, pues pese a mi cachaza he llegado primero al Puerto del Palo, y de forma más descansada disfrutando del entorno, y ellos de la niebla…, pues o han visto nada de nada.

Me armo de paciencia, pues estas tormentas de verano, duran lo que duran, y es cuestión de tomárselo con tranquilidad, aunque asusta el fragor de los truenos, que retumban por todo el territorio, además el aparato eléctrico de la tormenta es intenso, y mi teléfono móvil y la cámara, sufren un repentino apagón dada la intensidad eléctrica que me rodea la zona.
IMG_5144IMG_5145IMG_5146
Tras una media hora de reposo dado un bocado a las viandas, y echando de menos la bota de vino que se ha llevado Maki, asomo la nariz y por el occidente, o sea por la zona de Osco,s se ve clarear, eso sí no veo que Valentín haya subido a lo alto del puerto, y pienso que ha debido dar la vuelta hasta el entronque de la carretera, y se ha ido para Allande en algún coche que haya podido parar.

Propuesta para el Alto del Palo

Sigo en mis cavilaciones mientras espero que la tormenta apacigüe, y pienso en porqué que el famoso Puerto del Palo, no tiene clavado en su cumbre un mástil de madera, un buen tronco de eucalipto, a modo de joquera de Balmori, que cumpliera las funciones en memoria del topónimo, y como punto para dejar un recuerdo por parte de todos aquellos romeros que pasan por este singular paso hacia Galicia. Estaría bien que el Ayuntamiento acometiese algo así.

Me autoimpongo la tarea de dirigirme a alcalde de Allande para exponerle la idea de clavar un hito de madera a modo de cruz de ferro de Foncebadón, en lo Alto del Palo.

UN hito en el camino para el ALto del Palo

Como decía, una vez escampada la tormenta, y sin nadie a la vista, aunque por el horizonte no estaba exento de nubarrones salgo de mi refugio donde nadie acudió pese a mis señas, y contemplo la cumbral de la Sierra del Palo, y a la derecha al fondo la de Muriellos y Carondio, y a la izquierda la Sierra de Lagos y el Valledor, una estampa que siempre me impresiona, y que conozco que andar por estos lares en BTT y con temas de homologaciones de senderos.

Caminando por la tierra de farracos
Me echo por el camino que baja directo, y que va a la cortar la AS-14, lo cual hago yendo directo hacia Montefurado, y su ermita, bajo la advocación de Santiago, en esta ocasión no me sale a saludar el mastín de la carranca, ni veo trazas de que el único habitante sempiterno que siempre pelea con su huerta y vacas, esté por la zona.

Montefurado, está lleno de leyendas, de túneles y galerías, y una de ellas la llamada «Cueva de Xuan Rata, incluso ha engendrado su propia leyenda: cuenta la tradición que vivía allí un cuélebre y que un habitante del pueblo, el susodicho Xuan Rata, se atrevió a ofrecerle una piedra al rojo vivo que el bicho engulló pensando que le brindaban una hogaza de pan, lo que le hizo desaparecer cueva adentro para no dejarse ver más entre los humanos ni despertar las iras de tan bárbaros convecinos.»

IMG_5137IMG_5138IMG_5139

Aunque el día no está para andar danzando por los caminos, paso las portillas -saltadera que dan paso a las praderías que se cruzan para subir al Sesto Valle Grande, para dejarse caer por la Vaguada hasta el collado del Couso, colocándonos en el sendero lateral que va paralelo a la AS-14, y entrar en el pueblo de Lago, por el camino que pasa por delante d su iglesia que data del siglo XVIII, cerrada como casi todas a cal y canto, y donde me encuentro otro peregrino, que no sé de dónde ha salido, porque no me suena de haberlo visto estos días, allí le dejo contemplando el árbol de los druidas celtas, el grandioso Tejo, eso sí con un perro merodeando sus perniles.

Los Peregrinos fantasmas
Subo hasta la carretera, para entrar en la Venta de Lago (Casa Serafín), y refugiarme de nuevo, ante la nueva trombada de agua que está por caer, como la cosa pinta para largo, pido un bocadillo de tortilla francesa, que pronto causa furor entre algunos peregrinos que por allí pululan, y que ignoro de dónde han salido, sus indumentarias, al estilo Quechua no deja ver si son senderistas de fin de semana o peregrinos.

Allí estamos, que nos reconozcamos como tales romeros, el fuerte peregrino holandés de la subida de Bodenaya, que parece que ha hecho toda su comida en este bar a juzgar por la loza utilizada, y alguna pareja de jóvenes, luego hay una protectora señora y su quinceañero hijo, que se refugian también de la tormenta, y para resarcirse de esfuerzos piden otras tortillas pero con precisas instrucciones de cómo deben estar, cada una de ellas…, lo que hace torcer el hocico de la tabernera, que sabe de su oficio más que los ratones colorados, y no recibe bien tanta precisión culinaria.

IMG_514720155884_475096919511027_1425205078240504545_nIMG_5150

Salgo tras escampar la trombada de agua, y detrás de mi salen el resto de peregrinos, pero en realidad han debido de tomar otro camino pues de nuevo me encuentro caminando solo.
Me sigo preguntando ¿de dónde vienen y a dónde va toda esta gente?,A veces encuentro la explicación cuando los paisanos te dicen apareció un peregrino en Artemande o el refugio de la Cappilla de las Veigas. O en el Povo, en el Valledor. Increíble. Otras veces coincides con la llegada del autobús regular que cubre las necesidades de la zona, y ves llegar a algunos compañeros de andanzas. etc.

El Camino como contemplación

No tengo prisa, ni voto que cumplir, ni mi objetivo es devotionis , y como ya sé que Maki está albergado y mi plaza reservada, y el tiempo está muy inestable, por lo cual me voy tranquilo, y si cae algo de agua, pues espero que haya un buen árbol, que me cobijo, al menos hasta empezar a mojarme dos veces, pues ya se sabe el refrán…

La tierra huele a mojado, y los aromas fluyen por todos los poros, las babosas bien negras o pardas salen al camino a pesar de que son de actividad nocturna, y este verano que viene lluvioso, están por todas partes, y no parece que sus depredadores estén hambrientos (ranas y sapos), al tenor de su número y el tamaño.

A la altura de Piedras Rubias, es cuando de nuevo salgo del tramo aledaño a la carretera, y donde me coge de nuevo una chubascada, busco un buen roble y una piedra, y me siento a esperar contemplando la zona del Valledor, pues me he ido un poco fuera del camino para poder admirar este valle tan singular, y que he recorrido no hace mucho en BTT, por toda la Sierra de los Lagos, hasta el Valledor y vuelta por la cordal de Berducedo. Un trazado interesante por un paraje que se va recobrando después de un intenso incendio que amenazó con llevárselo todo por delante. Menos mal que la naturaleza autóctona es dura y se recupera al menos en lo estético pronto.

IMG_5148

Estoy en plena exhortación contemplativa cuando por debajo de mi pasa una jabalina y tres rayones, hocicando aquí y allá, me miran, les miro, y cuando quiero sacar la cámara escapan a todo correr hacia los brezales que rodean el prado, el paisano quedara contento con el arado que le están dando al prado, sigo embarcado en mis recuerdos, pues hace pero ya muchos años vinimos mi compañera y yo a tomar junto con la propietaria de la plaza de maestra, posesión de la Escuela del Ensartal..

Berducedo. Parada y fonda

Llego al pueblo de Berducedo, y pronto sale a recibirme Maki, que me lleva hasta el nuevo albergue Casa Marqués, inaugurado hace tres días, y que parece un campamento de refugiados, ya que todo el mundo cuelga de las literas las ropas mojadas, lo cual denota la falta de delicadeza diseñadora, pues hubiera bastado una barra con perchas en una de esas paredes baldías, para improvisar un perchero -secadero.

IMG_5155

Se notan faltas curiosas, como perchas en los baños, y alguna que otra cosa, pero la instalación cumple con lo mínimo.

Pero está claro que estamos lejos de aquella mala fama que arranca ya del Códice Calixtinus, de taberneros y hospitaleros, que no siempre salen en las vulgatas canónicas del Camino, pero que no por ello dejaban de existir, y cohabitar con toda una barahúnda de peregrinos de toda estirpe y condición, y que por ejemplo en el siglo XVII y XVIII empujó a tanta gente a buscarse los garbanzos por los caminos, en un eterno primum vivere.

Peregrinos: Primum Lectus

Como somos más viajeros que peregrinos, y lo perentorio no es el vivere, sino donde dormire, eso unido a la falta de alojamientos institucionales (baratos) aunque en algunos lugares hay albergues privados, algo más caros, pero interesantes por precio y calidad , como ahora sucede en Berducedo, donde por ejemplo el albergue municipal, apenas si uno puede asomar la nariz de lo desastroso que está, producto en buena medida de los ignorantes que en parte son los gerentes políticos, que olvidan que los albergues institucionales, son un «tirón para el Camino» son las locomotoras y pun unto de atracción, las cuales generan a su alrededor otros alojamientos.

En pueblos como Berducedo, la oferta ha ido creciendo, de tal forma que apenas si nos vemos los distintos romeros de este viaje por el Primitivo, una etapa que supongo estaremos cerca de las 100 personas, reunidas en el pueblo, sin que apenas nos veamos.

IMG_5167

Es tal la prisa que el personal romero lleva, que cuando llega al mediodía ya casi exhausto a los albergues, se dedica a la manduca o sea a comer, y se echa a la siesta, hasta la hora de picar algo antes de volver a acostarse para el madrugón del día siguiente.

Y esta dinámica, de no poder reservar en los Albergues, por ejemplo en los privados mediante métodos como dejar la tarjeta bancaria, etc., hace que haya prisas por llegar a cumplir con las reservas, que ahora se mantienen en activo entre las 14 y 15 horas, y luego dios dirá…, lo cual ha generado todo un paradigma en el quehacer peregrinatorio, ya que, a los romeros, viajeros, y peregrinos. etc., no están convirtiendo en primun lectus.

Es un paradigma que nace más bien de las deficiencias y contradicciones del sistema comercial y de la oferta del alojamiento enlazada al Camino.

Lo cual genera, y es a lo que voy, a que tras mi llegada a Berducedo, y acabado de asearme y ponerme guapo, resulta que me encuentre con una bandada de peregrinos dando vueltas a los mismos sitios, y haciendo prácticamente lo mismo como patos mareados, o sea tomar el sol, dedicarse a la hidratación a base de malta, e infusiones, para desaparecer, a eso de las 20 horas en pos de la litera.

Que por cierto alguien no ha pagado su alojamiento o cena o ambos en Pola de Allande y suben la Guardia Civil a preguntar por una serie de extranjeros, para que estos den cuenta de su situación frente a los impagos efectuados. una situación engorrosa para todos, pues nadie sabe si es un despiste o la clásica sesión de gorroneo pues ya se sabe que el camino ha generado desde sus inicios toda suerte pícaros y picarescas.

En Berducedo, como ya era previsible al final cenamos en el pequeño restaurante de Casa Marqués, prácticamente solos, el resto ya estaba camino de los brazos de Morfeo, y algunos que otro, tomándose la espuela antes de ponerse en la posición horizontal.

Nosotros nos quedamos de charleta, con el propietario del restaurante y el albergue, cambiando impresiones y dándole indicaciones para mejorar la oferta, hacerla más atractiva e interesante, aunque lo aportado no sirvió para que el buen ventero nos convidara, ya no a espiritosos orujois, ni siquiera  a las infusiones

.IMG_5156IMG_5160IMG_5159

En fin, cosas del Camino, mañana la gran incógnita la etapa hacia Grandas de Salime

Victor Guerra

domingo, 23 de julio de 2017

CAMINO PRIMITIVO. 4ª Etapa Tineo- Pola de Allande. «El Perfume…» misterios, gastronomía y peregrinos…

IMG_5041
El autor ante el Monasterio de Obona

Como suele ser normal en estas lides del peregrinar, el personal antes de que cante el gallo, ya está dando la lata con sus idas y venidas, con sus duchas matinales…, es ya un acto cotidiano, y ante ello me pregunto: ¿para que se duchan…? si dentro de dos minutos van a sudar de lo lindo.

El personal que nos precede, el grupo canario, anda revolucionados, pues necesitan unos bocadillos para la ruta, y ya al caer la tarde recorrían los bares de Tineo, viendo las posibilidades y los horarios de apertura y presupuestos, para dotarse de provisiones para el camino y de esta manera no retrasarse, y salir de estampida para la próxima estación de su vía crucis diario, en este caso llegar a Pola de Allande.



Cuando arribo a la cafetería del Hotel, ya Maki está preparado, le digo lo mismo de estos días, que tire ya que hoy no tenemos reserva de albergue, y que deberíamos ir delante para coger plaza al Albergue Municipal de Allande, pues mucho me temo que el resto esté ocupado por los peregrinos canarios, y el resto de la comitiva romera que andamos por esta etapa, que calculo llegue a los 75 peregrinos a 100 peregrinos

IMG_5001IMG_5004
.
Saliendo de Tineo 

Así con todo, y dado que el tiempo se pone aún más neblinoso, el personal se blinda contra el mal tiempo, y hasta el espantapájaros del camino se nos presenta con impermeable.

Por las empinadas calles saliendo de Tineo voy cogiendo a otros rezagados peregrinos, en este caso, se trata del extraño grupo que yo creía relacionado con temas militares, los cuales parecen ir cargados hasta las trancas, y no sé si será el efecto de las bolsas protectoras de las mochilas o qué, pero estas parecen inmensas en volumen y parecen contener también mucho peso. Hacer bien la mochila y llevar lo justo y necesario es todo un arte, y hasta hay que tener un cierto desapego a las cosas, para dejar aquello que no es necesario o imprescindible.

Les dejo hueco…, y me entretengo con las fotos, que la verdad es que no tienen duende, ni encuadre, ni na de na… pero en todo caso recojo el testimonio fotográfico el valor etnográfico de fuentes y lavaderos, de los que voy probando sus aguas. Como es el caso de la Fuente de San Juan.
IMG_5005IMG_5007IMG_5008

Paso por delante de la cabana de Pana, al que me hubiera gustado saludar y tomar un café de pota, y hablar de los amigos y las batallas comunes que vamos perdiendo, tal vez por eso él mismo se auto denomine como el Último de Filipinas de Tineo…

Tras esta primera arrancada, el itinerario da paso a bellos caminos, que hoy no nos dejan ver lo hondo del valle, ni los dulces parajes que cierran el horizonte tinetenses de lomas y cumbrales, y los fieros crestones de la Cordillera que por lo general en estas latitudes ya no se muestran tan agresivos sino más bien panzudas montañas de casi 2000 mts.; pero hoy no vemos nada de todo eso.
IMG_5013IMG_5016IMG_5022

El «Perfume» o el reparto de ADN por el camino.

Sigo camino arriba y observo al paso y en algunos rinconcitos del camino las clásicas toallitas intimas (limpias chochos, que dicen los castizos), los cuales se ven a cada paso del camino. Siempre que los veo, además de la guarrada que es dejar la huella de la meada en un pañuelito y este estirado por los caminos., Esto como digo, me recuerda a la trama de una novela El Perfume de Patrick Süskind.

Todo el trayecto hasta Santiago está plagado de estas toallitas, en cada rincón, en cada recoveco…. Es una plaga, aunque no deja de ser una buena seña de identidad y localización para la potencial ubicación de WC.

IMG_6467

Ahora este «marcaje en gratis» hace años para saber los modos y usos de los distintos perfiles de usuarios de las vías fluviales, senderos costeros o vías verdes, introdujimos el llamado «ángel de la guarda» que iba detrás de una serie de perfiles de usuarios se iba tomando nota de su quehacer, donde se tiraban los papeles, meaban o bajaban al río , para así poder hacer un patrón o un perfil que ahora se dice y poner las papeleras y los demás en los lugares idóneos.

Pero el reparto de un papel bastante indestructible, no deja de ser una guarrada.

EL Fado andante. Isabel y sus cantos..

Poco a poco voy ganando altura con dirección al Alto de La Guardia, donde me encuentro con una peregrina cantando un fado a la vez que peleando con sus indumentarias de lluvia, entre el largo fular , la capa blanca .. era toda una imagen verla.

Se trata de Isabel, un natural de Oporto, de mí misma edad, y matemática de profesión, aunque ahora jubilada. Delgada y de amplia y continua sonrisa, y de pelo corto a lo garçon de los años 70.
IMG_5027IMG_5028

No la tenía controlada, y por tanto ignoro de dónde salió, y cuáles fueron sus etapas, es de esa generación de peregrinos un tanto «fantasmas» que aparecen y desaparecen de igual modo.

Me imagino que la explicación es que supongo que se fue quedando en los albergues municipales. Nos saludamos, y tras ayudarla un poco con su capa…, vamos juntos un buen trecho, aunque ella anda ligera, poco peso corporal y poca mochila idea para marchas de cruceros.

Cruzamos la AS-218, para entrar por La Cuesta, hasta el desvío del Monte el Cierru, en cuyo tránsito nos encontramos con el grupo de «mineros» que se entretienen aquí y allá haciendo fotos, a telarañas perladas de lágrimas del orbayu mañanero, pues la encainada fue y es gorda.

Obona y sus misterios…..

Les digo una gracia, pero o bien me equivoco de broma o no pillan la ironía astur, y me parece que la cosa no es bien recibida por algunos, y tampoco parecen estar muy abiertos a que alguien se empotre en su grupo, por lo cual me abro del grupo, y dejo a Isabel con ellos, pues yo me dirijo a visitar Obona, lo cual no parece del gusto de algunos del grupo.

Cuando estoy en los predios de Obona, sentado, escribiendo mis notas, y comprobando que el monacato sigue igual o peor que hace años, y comprobando si los misterios de Adelgaster y Doña Brunilda siguen en pie y dado que ha habido bastante rosada por la noche y dado que me puedo poner de chupa dómine paso de andar por los prados del Convento.

IMG_5040
Monasterio de Obona

En eso llega el grupo de ex «mineros» y visitan por turno los restos del que fuera en sus lejanos tiempos un importante cenobio, tan importante llegó a ser, que Alfonso IX concede a tal cenobio la exclusiva del alojamiento de los peregrinos en esta parte del Camino, lo que nos habla de nuevo, del nutritivo negocio que era ya en aquellos tiempos el paso de peregrinos, lo cual repercutía en las distintas economías, generando con ello las más distintas ocupaciones: hospitales, y hospitaleros, mulas, herreros, vendedores de viandas, y hasta de vieiras, en algunos lugares hasta hubo rencillas judiciales entre los artesanos y la iglesia por ocupar espacios de venta y disfrute de espacios y calles.

Tenía la ilusión de que tan aguerridos peregrinos en formación cuasi militari, se iban adentrar en el cenobio y rebuscar en los llamados túneles secretos que dicen que tuvo el susodicho cenobio, que no fue uno de esos tan tranquilos como lo fueran el de Valdediós, este un fue un cenobio duro, de Ley y Horca…y que debió de traer de cabeza a los vecinos por tan severas leyes que desde el cenobio se imponía a toda la comarca.

IMG_5037IMG_5035IMG_5036
Heraldica de Obona

Como se ve el Camino también tiene su parte oscura que se obvian en el relato en pro de la Vulgata Jacobita, en la cual, pues Santiago es un Matamoros, y no es un invento franquista, aunque este jugó a potenciar el papel de ese Santiago.

Obona jugo a los llamados derechos de Pernada, por aquello de hacerse ricos herederos de las tierras ribereñas al cenobio, y recuperar a los bastardos hijos de los matrimonios, cuya mujer dejó preñada algún buen monje, con el propósito de poder luego contar como primogénitos que eran, ser hijos de la iglesia y no de buenas varas para conformar el cenobio.

Dejó al grupo en Obona, que no deben e3star para estas lides, y tras pedirle que me hagan una foto, ya que voy solo, y sigo mi camino por encima de la riega Deina, hasta llegar a Villaluz, donde pruebo las aguas de la Fonte al pie de la ermita del Cristo, y me entretengo con un paisano hablando de los Hospitales, el cual me reafirma en mi decisión, en que más allá de la tarde de mañana no se verá nada, que antes descargará la tormenta y luego ya se verá…, pero si usted sube por ahí no verá más allá de la punta de los zapatos.

La puesta a punto del negocio del Camino en Tineo

Continuo el paseo por las tierra de Tineo, desde Villaluz hasta Campiello, donde me encuentro de nuevo a Maki y sus tres escoltas canarios, sentados ante sendas botellas de San Miguel en la terraza de Casa Ricardo, con cuyo propietario me habla de la expansión del negocio y el aumento de peregrinos.

Intercambiamos unas palabrillas, y pronto el grupo de Maki, se va, y me doy cuenta que pese a cargar con la Canon 550D, ni he realizado ni una triste foto juntos, con este grupo se va la andarina Isabel, que ahora va con ellos camino de Pola de Allande.

IMG_5047IMG_5049IMG_5050

No soy un purista de los de hay que dormir en pajares, aunque me cuesta bien poco dormir en un antepecho con saco y funda vivac; pero entiendo que estas gentes le saquen con dignidad su provecho al Camino. Hasta yo mismo se lo he sacado diseñando marcas, señalizaciones recuperando caminos y trazados históricos, etc.

Por mi parte, no visito las instalaciones de Casa Ricardo, pese a la invitación del propietario, ya que no quiero detenerme más, y lo que veo todo desde fuera, lo cual me parece todo muy señorial, y menos folclórico que la estampa que ofrece Casa Herminia, la cual me recuerda en su estética, a los bares de carretera. Estos lugares debieran trabajarse algo más estética de cara al peregrino, y no dejarse llevar por las terrazas publicitarias tan horribles

.IMG_5052

Es lo bueno de la independencia, de que puedes criticar si que en tui ánimo influya más que su ojo crítico, así lo siento y así lo escribo.

Una americana en el Camino …

Me pongo en marcha, ahora de nuevo pisando carretera, y el desvío del Espín, un grupo baja de una furgoneta, ya los había visto ayer cenando en el Hotel de Merás en Tineo, hablaban en inglés, aunque también en castellano, al llegar a su par y caminar unos metros juntos, este grupo que creí que era una familia extranjera casada con un autóctono, y realizaba una parte del Camino, resultó ser una americana (Judy Colaneri) que tiene montado su trabajo sobre el Camino con la iniciativa Spanish Steps Camino Tours

. IMG_5311

Ella vive en la zona de Arrojo, (Valle de Quirós) concretamente en Faedo, y en estos momentos está llevando a dos clientes, una señora mexicana de avanzada edad (87 años), y a un joven americano, los cuales van acompañados por Judy durante unos cuantos kilómetros, seguramente hasta el fin de la etapa. En ese breve contacto intercambiamos saludos y algunas otras informaciones, camino de Borres, hablamos de mi trabajo hace años en la puesta en escena de la Senda del Oso, y de su trabajo llevando clientes, como guía, y le hablo del Camino de la Reliquias y el fracaso institucional que supuso la propuesta. Pero está muy interesada en dicho Camino. Intercambiamos tarjetas, y cada cual sigue su camino, y a su ritmo, la mexicana va feliz, me recuerda a Isabel.

Los Hospitales. la apuesta de la …..

Ya no me queda más que un tramo de asfalto camino de Samblismo, hasta llegar a La Mortera, punto donde los Caminos divergen, por la derecha se va la traza de Los Hospitales, que rehúye blandenguerías y quiere gentes recias…

De frente se va el ramal que a Pola de Allande., Parece mentira, pero es la primera vez que voy hacer este tramo desde tal desviación hasta Allande. Siempre me he ido por los Hospitales.

Por detrás de mí, supongo que no vendrá nadie salvo Judy, pues los ex mineros, se quedan en Borres para atacar mañana Los Hospitales, y por tanto se quedan en el albergue de la zona donde hay un libro de firmas que recoge el paso de la primera nipona Hiroko que pasó por estas latitudes y que firmó el libro en julio de 1999, digamos que ya llovió desde entonces.

IMG_5053IMG_5056IMG_5057

Digamos que la internacionalidad y los intereses de cada uno, quedan muchas veces reflejados en los libros de los albergues, que no dejan de arrojar datos y más datos, no dan el perfil de algunos caminantes, y así nos enteramos, que por ejemplo por ese albergue, habían pasado unos italianos, los cuales antes habían transitado por Roma, Jerusalén, Varsovia, Lourdes y Fátima..., aunque no sabemos el orden ni la cronología, y si era todo parte del mismo viaje…

Pues eso que los Hospitales se ha tornado en una especie de pasaporte del sufrido peregrino. Uno que ha trabajado durante 18 años de Guía de Montaña en Picos de Europa, sabe que salvo por necesidad imperiosa, es una tontería subir por una variante, si los lugareños te están diciendo que de ver ni jota… y de hacerlo es porque ya lo has hecho más veces y ya sabes a que vas a ir directo y piñon fijo el mismo día, como ya hice varias veces.

Sigo pues caminando a mi aire, por el nuevo ramal hacia Pola de Allande con un primer destino del tramo, que no es otra cosa que alcanzar la venta de Porciles, topónimo que es Asturias se repite bastantes veces.

IMG_5059

Aunque sigo en mis trece y voy pensando en mis cosas, dándole vueltas a la mollera sobre el empecinamiento que hay con relación a realizar los Hospitales, cuando las condiciones existentes no aseguran una buena, ni confortable travesía, pero está claro que subir por los emplazamientos de los Hospitales se ha convertido en una especio de desafío, y de carta de naturaleza de potente peregrino. Y por más que he insistido a los grupos y compañeros jacobitas que es una tontería, que no se ve ni para cantar, y que no hay atajo sin trabajo, todo es inútil, el personal romero, se queda en Borres, preparando el ataque como si fuera la expedición al Everest.

En todo caso esta etapa me gustaría hacerla, y esa era mi idea durmiendo en las viejas cabañas que se levantan en los emplazamientos de los famosos hospitales que jalonaron esta subida.

Por esta zona que ahora tránsito hacia Pola de Allande a parte de las marcas que no me inducen a ninguna pérdida, consulto las fotocopias que llevo de Xurde Morán y de Antón Pombo, autores de notables guías camineras.

Sigo pensando que bueno, allá ellos, si quieren subir a los Hospitales con tales previsiones climatológicas.

Porciles, ni idiomas ni ostias, el buen saber de los vaqueiros como reza el cartel «más lejos, más caro»

Mi sorpresa es que cuando estoy llegando a la venta de Porciles Casa de San Roque, ya veo en la terraza a un grupo que me resulta familiar, allí está mi hermano Maki, y sus compañeros de viaje Eliseo, José y Miguel, al cual se ha sumado la portuguesa Isabel.

.IMG_5064IMG_5066IMG_5062

Se alegran de verme y no se creen que vaya pisándoles los talones, como voy a medio comer aprovecho la parada y me sumo a la medio merienda, con repostaje de San Miguel y chosco, por mi parte le pido al ventero que saque unas latas de mejillones y sardiillas, comida típica de los ganaderos de esta zona a la hora de la merienda.

 La cosa se anima y en un pis pas montamos una improvisada merienda con el aporte de otras viandas que porto en la mochila: chorizo, queso manchego que da olor nada más sacarlo, tiramos de navaja y le damos  un poco de foie que me queda, y así se organizó la amena merienda romera con cerveza y el correr de la bota de vino de vino que porta Maki, y que en este viaje no soy capaz de catar, pues ya se sabe  que el «vino era herramienta de caminantes87 y ya se sabe  por si hubiera «mala cama, buen colchón de vino»

En el arcón del olvido, quedó contarles a mis contertulios donde estábamos, pues Porciles sin el Sr. Boto, y Boto sin Porciles, sería como Oviedo sin su catedral

.IMG_5084IMG_0418

Boto al que saludo un poco de pasada, me recuerdo a otro ventero famoso como otro vaqueiro salense, de gran ironía como es Paulino Lorences, en Malleza. Si el Camino pasara por Malleza, el Camino ganaría una enormidad.. Pues lo de Jose Manuel Boto es parecido y un tanto más tímido que Paulino, pues si fuera este nos íbamos con el catón aprendido del Camino, eso seguro.

De Boto queda este bello retrato de un compañero de la LNE de Cambrigde a Porciles
Lo cierto es que la merienda estuvo bien el descanso mejor, pero toca levantarse de la silla y reemprender la marcha hacia el Alto de Lavadoira, zona que ya me es más conocida porque desde aquí ya he entrado en BTT a la zona de los Hospitales.

Esta vez me uno al grupo para llegar todos juntos a Pola de Allande, y poco a poco vamos ganando Lavadoira con sus 806 mts., de altitud, y proseguimos con el descenso por Ferroy, cruzando la AS-219 a la vez que vamos charlando de las singularidades familiares, pues los ancestros de Maki y mío, amén de molineros, han sido, algunas mujeres de la familia cigarreras, o sea que han trabajado en la vieja fábrica de tabacos de Gijón, charlamos de la etapa y de los mayorazgos astures y de esta singular villa de Allande

.IMG_5089IMG_5090IMG_0425

Tierras de Indianos… pobres y ricos…,

Entramos en Allande, pasando por delante del Cuartel de la Guardia civil, luego nos dirían que detrás estaba el albergue municipal, al cual Isabel se ha adelantado del grupo para coger cama, el grupo canario tiene su reserva en la Nueva Allandesa,

Al entrar en Allande nos tropezamos en una esquina a algunos del grupo canario, y nos sale una encantadora camarera, originaria del Este, que nos hace unas educadas galanuras, y tras pedirle algunas informaciones que responde con cortesía y fina ironía, nos quedamos en el establecimiento que atiende, dada su amabilidad y buen hacer.

IMG_5092

Tras tomarnos un refrigerio de malta, nos vamos a buscar la plaza del albergue de Allande, o sea que retrocedemos y subimos al establecimiento, donde nos recibe Isabel, y un amable peregrino cántabro, que nos enseña la instalación y nos convida a la cena comunal que está preparando, y a la que renunciamos pese a su amabilidad y esplendidez, pero preferimos darnos un homenaje en la Nueva Allandesa, en compañía de nuestros compañeros canarios.

El albergue municipal, está muy justo de instalación y un tanto cuartelario, no soy exigente por tanto a mí me vale, pero entiendo que a otros estas instalaciones les parezcan un tanto misérrimas, aunque lo cierto es que podían estar mejor y tener detalles estéticos y de equipación, pero es lo que hay y por 5 Euros, soy de los que no pido mucho más.

albergue-de-pola-de-allande

El albergue para mi sorpresa pese a lo grande que es, está muy vacío, está claro que los romeros y jacobitas se han quedado en Borres y están en las pensiones del pueblo. Por otro lado, casi todos los pobladores del albergue son extranjeros, como la madre y la hija, alemanas, que se pasean en semi- braga, sin llegar a tanga, y es indudable que la madura tenía buen tipo, y buena flexibilidad dada los retorcimientos para curarse los maltrechos pies, que tanto madre como hija tenían.

Nos cruzamos unas sonrisas, pues estaban justo en mi campo de visión, y yo les hacía señas de que por el suelo se iban desperdigando ciertas unidades de pastillas.

Tanto la entrada como en la búsqueda del Albergue , pudimos entrever la constante indiana que hay en toda la zona, desde Grao, hasta aquí, las casonas , los jardines con palmeras, la obras comunales para dotar a estas zonas de escuelas , lavaderos y demás, aunque no todo volvieron ricos, e incluso algunos se quedaron allá, varados en su desgracia y pobreza, aunque no es menor cierto que los astures, somos entes que fuera de nuestras tierras nos crecemos y peleamos por ascender, cosa que cuando uno llega al terruño, como que se le encoge el corazón y las ganas de hacer algo…

Ahora son gentes del Este , los que nos atienden maravillosamente,  y un buen hacer como nos sucedió a la entrada de Allande, Café Vitoria , con su amable camarera y sus buenas galletas María.

IMG_5099

La fraternidad peregrina … un destello

Dejamos el dinero de nuestra estancia en el albergue y nuestros datos al amable peregrino cántabro, que nunca más volvimos a ver, salvo por la noche al regreso de la cena que nos dio un papel, firmado por el hospitalero certificando que había recogido nuestros donativos. Eso es preocuparse de los demás, fu un gesto que me calado bastante, y siento no haber podido volver a encontrar a este buen peregrino cántabro por el Camino…pero tampoco me amargo mucho le devolveré el favor replicando alguna buena acción a lo largo del trayecto que me queda.

La inevitable referencia. La Allandesa

Hablar en Asturias de Allande , es verse tal población solapada por la imagen gastronómica de lLAllandesa, que era ya desde hace lustros el garito de referencia del repollo relleno de carne, yo creo que fue en 1985 cuando pasamos por estos lares en bici de alforjas, y ya trajinarse aquello era de órdago pero con 30 años, uno digiere cal viva… Hoy la Allandesa ha dejado paso a la Nueva Allandesa, ya no es el lugar de postas de antaño, sino un nuevo comercio cuyo escaparate nada indica que se den excelencias que allí se dan.

.IMG_5094 IMG_0436

La Allandesa era un referente en la cocina de guisanderas, hoy en un establecimiento con aquellas esencias, pero al gusto de hoy, tuvo tiempos mejores, pero como siempre uno sale de allí comido, y no desmerece su fama y su buen quehacer, aunque con Geli siempre tengo lio, en lo que yo quiero comer y ella me quiere dar…, siempre tenemos la misma pelea.

13811_HOTEL_13811_0

Tras los pertinentes chupitos y los brindis, que ya es hora nos directos al albergue, donde nos abrió la diligente Isabel, que velaba por nuestra estancia. Gracias Isabel.

Mañana será otro día, hoy nos metimos entre pecho y espalda una ruta de unos 29,4 km., con un desnivel acumulado de 884 mts, y habiendo movido las patucas unas 6 horas y media largas y con un monto de paradas de unas 3, horas y media. No está mal.

Mañana subida al Palo.

Victor Guerra