domingo, 27 de agosto de 2017

CAMINO PRIMITIVO. 8ª Etapa Fonsagrada- O Cádavo. La fraternidad peregrina. Conociendo los caminos.

IMG_5298

Toda esta parte del Camino me es desconocida, y Cádavo me suena a pueblo extraño, y lejano, supongo porque entre Fonsagrada y el próximo destino median unos 27 kilómetros, y unos nada despreciables 730 mts.; de desnivel de ascenso y 905 mts de descenso.y de eso estuvimos hablando Maki y yo mientras a la noche anterior planificábamos, no sé para qué, porque luego cada uno hace su santa y real gana., y además no siempre coinciden los datos.

Pero supongo que nos hace ilusión. Maki se echa al camino y las marcas y real antojo decide y marca su caminería, jalonada por la San Miguel, que ha adoptado como lema San Miguel te ayuda a hacer el Camino, y yo como fiel heterodoxo, no llevo a penas  guías, sino cuatro anotaciones cartográficas y poco más, me vale con lo leido,  la observación y la pura intuición, eso si en la cabeza, llevo la lectura de los libros de  Xurde  Morán,  Alberto Polledo y Miguel Barrero, como ultimas lecturas, más allá de las viejas lecturas históricas y otros autores.


etapa-de-fonsagrada-a-cadavo-baleira


Antes de acostarnos, tras salir de A Caldeira, Maki y yo decidimos que habría que deshacerse de peso de nuestras mochilas, los playeros se irían de viaje al igual que la colchoneta, y algunas cosas más, preguntamos la hora de apertura de la Oficina de Correos, y había dudas sobre si era a las 8 o a las 8,30.

Galicia y Correos,  entienden el Camino

Tras desayunar en el albergue de forma plácida, pues ya los peregrinos zombis mañaneros, se habían encargado de despertarnos a las 5,30 horas.

O sea que tras dar a la manduca, nos fuimos a Correos, y la hora de apertura era a las 8,30, y mi reloj marcaba las 8,10h, cuando una guapetona y amable señorita nos abrió la puerta nos invitó a pasar y tras la demanda del pedido, nos ayudó con la caja precisa para el envío. Yo flipaba, en Asturias son te abre ni dios ni un minuto antes de la hora fijada, así caigan chuzos de punta.

Realizada la operación, nuestra Angel de la Guarda de Correos, nos sugirió el servicio de envío de mochilas por Correos, ya que le debieron parecer a muy grandes o nosotros ya mayores para andar cargando con tanto bulto. Nos explicó el sistema, el precio y las excelencias del envío, lo cual repitió un par de veces por ver si nos convencía.

Lo cierto es que preferimos seguir con nuestra particular concha peregrina, pero quedé asombrado de que alguien que además era gerente de la oficina, nos abriera antes de tiempo, que nos brindara su ayuda, y que encima nos explicara un servicio como el del transporte de mochilas, con control mediante wasap. Eso es entender que el Camino de Santiago, es producto sostenible y que genera trabajo y economías. Luego vería alguna otra cosa más adelante sobre esta forma de entender el Camino en tierras gallegas.

Increíble, las 8,3º y despachados para afrontar el Camino hacia O Cádavo.

El Oriente Eterno Gallego.

Tras unos primero metros poniéndonos a tono, con las mochilas, el nuevo peso, e ir desentumeciendo los huesos, me topo como era predecible en Galicia con la primera Quintana dos Mortos, ubicada la as afueras de Fonsagrada, y al par de la carretera LU-530, con cuyo eje vamos a jugar como al gato y al ratón durante un buen tramo.


IMG_5293IMG_5294
Quintana dos mortos de Fonsagrada


En esta ocasión la Quintana dos Mortos, no está alrededor de la iglesia, ni tampoco nos expone sus moradores al mundo abierto del Camino, y como dice el amigo Eduardo García, cuando uno se muere en estas tierras, no se va al cielo, sino que se cambia de acera.

Digamos que los mortos conviven con los vivos en serena armonía, sin que ni unos y otros se molesten, por eso hoy me llama la atención ver este cementerio cercado y amurallado, tal vez porque la urbe fonsagradina no es parte de esa vieja Galicia profunda, y aspira a la modernidad, como lo demuestra la pintada que corona la tapia del cementerio: Nos millois de a Alta Montaña, contra la marxinación da Burón.

Y ahí está perenne el civil epitafio, sin que nadie se moleste en quitar tal cosa, cuya pintada en otros lares sería una profanación que ni los más ateos se atreverían a llevar adelante. Así es Galicia.

Tal vez el amurallamiento cementeril, el ambiente tristón del día con esa permanente niebla matutina, y la cadena cerrando el portón al mundo de la calma, hicieron que pasase de largo, y tal Quinta de los Mortos, no forme parte de mi base de datos fotográfica del Oriente Eterno. Además ya se sabe que los cementerios reproducen de algún modo el ser de sus vecinos vivos, sus estética, y demás… y si O Cádavo es feo , el Cementerio por fuerza debe serlo también.

Camiñando que es gerundio

Un par de fotos y de nuevo a la danzadera del Camino, y ante mí se abren los tramos de corredoiras gallegas, que me llevan a Xan Xuán do Padron, en cuyo recorrido se muestran vestigios del ser y esencia gallega, el hórreo de mixtura, medio asturiano y gallego, y los inefables cruceiros que pueblan Galicia entera, como parte de los linderos religiosos de una comunidad.

El recorrido aporta esas visiones míticas de las tierras gallegas, la suavidad de su paisaje, atrás ya quedan los estertores de la columna vertebral de la Cordillera Cantábrica, son tierras suaves que por increíble que parezcan hoy han sido colonizadas por los aerogeneradores en franco contraste con el territorio y su poblamiento, con restos de un quehacer que inevitablemente se ha venido a menos.


IMG_5297IMG_5299IMG_5303


En O Padrón recuperamos por unos momentos a nuestra añorada amiga Isabel, y con ella cruzamos el poblamiento, en cuyo punto además ya rayando el sol sobre nuestras cabezas noes encontramos a la amiga americana Judy Colaneri y su reducido grupo de clientes, con los cuales paseamos por los viejos caminos moteados por aislados caseríos, que vamos dejando atrás camino del mons altus: Montouto, lo que parece una sutil engañifa habiendo dejado atrás la puerta astur galaica del Puerto del Acebo. Pero aquí al par de su singular sierra de O Hospital, la desnudez del paisaje hace mella y tan pronto azotan los cuatros vientos como el sol que abrasa, y ahora el Lorenzo aprieta de madre y Maki se queja, y camina rápido para ver si esa tortura se acaba, aunque no a todos importuna la solanera. Isabel se quita pasminas y fulares, la americana-mejicana, que lleva Judy como clienta, baja la visera de su gorra, y la ropa larga, camisas y chaquetas desaparecen dejando torsos y brazos al sol.

Cruzamos el aun dormido poblamiento de Montouto , sin que haya can de palleiro que nos ladre, como voy sin guía ni aditamentos tecnológicos auxiliares, me salto el importante vestigio de la zona el real Hospital de Santiago de Montouto, mandado construís hacia 1368 por Pedro I El Cruel o el Justiciero, como nos informa Alberto Polledo, que dice que algo debió de tener este sitio pues estuvo habitado desde los primeros tiempos de la antigüedad, como lo demuestran la existencia del dolmen o la capilla de Santiago.., a buen seguro que sí pero a esta hora todo parece estar muerto en el citado poblamiento. 

Lo cierto es que me da pena no haberlo visto, y es raro en mí que veo hasta por la nuca como dice Maki, pero como soy de la opinión de que no hay mal que por bien no venga, traigo hasta estas líneas el trabajo del amigo Xurde Morán , que nos hace una pormenorizada descripción del lugar en su trabajo El Hospital de Peregrinos de Montouto

Las vueltas que da la vida y el Camino.

Pasé por Montouto a Paradevella, donde encontré aposentada toda la tropa, Maki, a troupe americana, a Isabel, y Valentín al que recuperamos sin saber muy bien cómo ni donde, ni como hizo las etapas anteriores, tras haberlo dejado aposentado y medio agonizante en el Hotel del Embalse de Grandas.


IMG_5314IMG_5315
la Troupe de la etapa


Allí estaban todos ellos, incluido el alemán grandote, entusiasmados, ante la puesta en escena de un maduro, y un tanto «estrafalario» dueño de un bochinche al pie del Camino que hizo las delicias de los caminantes como buen argentino que es.

Al final el personal se abrió, tras recuperarse de la fatiga, y yo me quedé de parloteo con el argentino y su hija, y la caterva de perros que por allí pululaba, cuando llegó otro asturiano afincado en el lugar.

Casualidades de la vida, el recién llegado pidió “sidra de su palo” y allí apareció una fresca sidra de Foncueba de buen beber. Empezamos a cambiar impresiones sobre nuestra idiosincrasia como culos moyaos, (así nos denominan a los naturales de Gijón) y cual no fue mi sorpresa que tenía ante a un viejo conocido y victima desgraciada del incidente de un pinche de cocina que envenenó a sus compañeros de la Sidrería El Lavaderu.

Y en Paradevella, en el garito del argentino, Casa Mesón-Parrillada Argentina fui a encontrar, tras caminar medio mundo como quien dice, con un compadre y víctima de un desalmado que casi lo desgracia, como dice el dicho No somos nadie, y menos en …. Las vueltas que da la vida, venir a encontrarme con un conocido de Gijón en Paradavella.. ver para no creer. Bueno eso al menos nos dio para otro par de botellas de Foncueva.


IMG_5320
Grupo de Judy  Colanery   y su iniciativa Spanish Steps Camino Tours, y el  dueño del bochinche


De  Paradavella, poco que reseñar, tras un tramo pequeño por carretera, afronto la subida por sendero que va por encima de la carretera y de las diversas riegas que va por Eiros valle abajo. En la subida encuentro bajando a varias gentes que andan con los temas senderistas a cuestas, y tras el saludo me voy cebando en la traza, que se deja recorrer muy bien, y me gustaría coger al grupo en que se encastró Maki, pero lo que son las cosas, ese pretendido objetivo se quedó colgado donde menos lo esperaba, pues pasado el poblamiento de A Lastra. 

Lo cierto es que nos hemos quedado de solanas otra vez por el Camino, quitando a este grupo tan dispar que nos hemos concitado alrededor del argentino y su bochinche, de los demás no sabemos nada, los de la formación cuasi militar, ex-mineros de la Marcha Nagra sobre Madrid, nada se sabe, parece habérselos tragado la tierra; de los canarios pasan tan temprano por los lugares que no se entera ni dios de su existencia y caminar, de otros que hemos dejado atrás apenas si sabemos nada, y eso que estamos caminando casi que unos 100 peregrinos al día. Pero al estar en Albergues distintos y distanciados pues la información no corre.

La fraternidad caminera y peregrina

Cuando ya casi concluí la subida y pasaba a la famosa Cuesta del Sapo de que sube al Penedo Apretado, me encuentro a Valentín, resoplando tanto por el calor como por la falta de agua. Por tanto, me para junto a él, y charlamos de las cosas del Camino. El vuelve a estar dispuesto a sentarse de nuevo y dejarse morir, ante lo cual tomo la opción de llevarlo en volandas camineras hasta Cádavo

.IMG_5321IMG_5323IMG_5322
Estampas gallegas


Acompaso ritmo y charleta para ir tirando de su persona a lo largo de todo el trayecto que nos queda, que es todavía una tirada, y el sol se muestra inflexible. Y para colmo el puñetero O Cádavo no se deja ver ni un instante, me recuerda la llegada a Cádavo a la de Fonsagrada. 

Poco a poco vamos superando los tramos en subida y para que las piernas y rodillas no le fallen al pobre compañero, vamos haciendo paradas, aunque las sombras son más bien escasas. 

En Fontaneira, nos refugiamos en uno de los bares de la zona, donde una buena moza nos atiende de maravilla, para mí una Estrella de Galicia, y para Valentín un agua mineral y un helado. Tras ello, Valentín me aconseja que le deje a su merced, que ya irá recomponiendo trazas y andanzas, pero además se le amontona el trabajo, pues su idea es buscar una pensión para dormir, y no parece encontrarla, por lo tanto, le ofrezco la posibilidad de hacerlo en el albergue que tenemos cogido nosotros, y que está casi que vacío. Dicho y hecho le envío a Maki un wasap, y pronto Maki responde que ya está arreglado que Valentín tiene cama.


IMG_5325IMG_5326


El camino se hace largo, por el ritmo y más al paso del famoso Campo da Matanza, cuyo nombre le suscita al mencionárselo a Valentín que es un nombre ideal para dejarse caer rendido, a lo cual le suscito que se deje de tonterías y que si aquí Alfonso II el Casto, dejo la escabechina servida contra la berbería , no serán nuestros cuerpos los que coman los cuervos. Le animo a seguir adelante y pronto damos con la bajada a O Cádavo, con la suerte de que nuestro Albergue San Mateo, está al empezar el pueblo. 

Nos refugiamos pronto en su calma placidez, pues estamos casi solos: Maki, Isabel, una joven alemana, y nosotros dos, el Albergue acaba de inaugurarse hace dos o tres días, le falta muchas cosas, pero la disponibilidad de su proletaria, una madura maestra de la zona, y pariente del bar aledaño, suple con mucho las carencias.


IMG_5333IMG_5334IMG_5330


Y tras el aseo personal y adecuación de nuestros enseres, nos preparamos para una cena comunitaria, que para muchos es la primera en su vida peregrina, Maki pone el vino y los demás la logística y algunas cosas más y la gran compra que hizo Valentín, que como es su primera incursión peregrina, nos carga con estupendas latas de atún, del bueno y otra de mejillones, al final una buena cena de la cual curiosamente no tenemos muestra o testigo fotográfico. Una pena.


IMG_5336
Posando.. de guiri total. Que horrible


Como somos poca gente, la dormida a ser tranquila, pues en el resto de los albergues deberían hacer como se hacía antes en Asturias en los lagares, pagar por mesiada, o sea pagar por cada vez que se iba al WC. En los albergues, algunos de esos que llegan a las 12h a los alojamientos y se echan y luego se acuestan de nuevo a las 20h para levantarse a las 5,30 horas de la madrugada, deberían pagar por hora de sueño, a buen seguro que se acabarían algunos problemas de usos y costumbres actuales.

Lo cierto es que en el alojamiento nadie nos molestaba, y dado el cansancio y los distintos preparativos, y además como ya las guías al uso y los autores que tengo como de cabecera me decían: Miguel Barrero «que O Cádavo es un lugar decididamente feo»; Alberto Polledo en su  Buen Camino , dice  que «O Cádavo parece un pueblo construido en los años de la posguerra con un conjunto arquitectónico deplorable», con tan rotundas opiniones, para que  y dado que no ando yo acertado en descripciones, pues mi diario es  una dispersión total,  dada la mental que tengo con relación a este viaje, me doy cuenta que me faltan fotos, reflexiones, etc ; no siempre sale un viaje como el de Las Reliquias del 2015, pues prefiero quedarme en lo acogedor del albergue y en los sueños de Morfeo. Mañana será otro día.


Victor Guerra

martes, 22 de agosto de 2017

CAMINO PRIMITIVO. 7ª Etapa -Grandas de Salime- Fonsagrada. Por la frontera astur galaica y su visión del Camino.

IMG_5233

Deben perdonarme los lectores por esta ausencia, que ha sido debida a que me he «enviciado» con los Caminos que se dirigen a Santo Toribio de Liébana (Cantabria) y claro como son cortos pero intensos, uno pasa de uno a otro en una deliciosa sucesión, un tanto lujuriosa, tanto por los paisajes como por propia caminería, de ahí que me haya entretenido más de la cuenta.

Ustedes sabrán perdonarme tanta falta, pero ya saben..., uno «pincha» con esto de calzarse las sandalias y coger el bordón y echarse al camino que se pierde el sentido…

Volviendo al Camino que nos ocupa, el Primitivo, hoy abordo la séptima etapa la cual empiezo con algo de desesperanza, por un lado por la discusión nocturna con Maki, a cuenta de historias familiares, y luego porque me niego a los madrugones mañaneros, y lo que tengo por delante es una etapa guadianesca, en la cual tan pronto se ve como desaparece de nuestro horizonte visual el poblamiento de Fonsagrada punto final de nuestro caminar para hoy, aunque no dejo de ilusionarme, con el banquete con el cual nos regalaremos, tanto Maki como yo, de un buen plato de pulpo a feira, en A Caldeira

Una vez cumplidas las abluciones matinales básicas, nos vamos a la barra del restaurante a Arreigada, y por mi parte pido un abundante té y unos sobaos, es el combustible suficiente para afrontar una tenue subida hasta el límite provincial ubicado en el Monte de la Curiscada, lo cual supone unos primeros 14 km en los cuales hay que salvar un desnivel de unos 514 mts de cota; Maki pide un tazón de café con leche y galletas, y le va bien.
image

Salimos ya calle arriba hacia la colegiata para coger por el barrio del Carmen, dejando atrás al mítico Pepe el Ferreiro y sus historias, y las del propio pueblo de Grandas de Salime que son varias y variadas y entretenidas, pero un tanto cansinas donde se entre mezcla la política, las envidias, y los usos y costumbres a veces un tanto extralimitados…

Salgo haciendo tiempo por el camino con fotos que recogen motivos heráldicos como los de Casa Román, con sus dinteles de puertas y ventanas que son espectaculares, como lo es la propia colegiata de El Salvador en el centro de la villa, y así como que no quiere sobre paso la capilla del Carmen hacia La Farrapa,

El tema de los escudos y blasones es bastante poco estudiado, y poca materia se encuentra sobre ellos, pasamos por delante de muchos de ellos pero no nos queda nada más que admirarlos, quedando un tanto estupefactos antes algunas de sus representaciones, como este florido escudo de los Román: con dos peces, unidos por un bocado..,en uno de los cuatro cuarteles en que se divide el escudo, en dos de ellos se representa una especie de torre y en otro un castillo, y en el restante una cruz floreteada, rematado el escudo en su parte superior por burelete de yelmo con cimera vegetal, y en la parte inferior la subsiguiente condecoración que no reconozco

.IMG_5231IMG_5235IMG_5236IMG_5238

Sigo camino adelante, y lo cierto es que no me detengo tanto como el amigo Xurde Morán, al cual solo le falta fotografiar los limacos y grillos del Camino, aunque no puedo de dejar de envidiarle, tanto por su buen ojo fotográfico y cuya expresión gráfica del Camino se pueden ver en este enlace, como por los excelentes trabajos que presenta. Os invito a leerle. 

Sigo camino adelante, y ya Maki de despega de mi tras el debate de anoche, y cuando me doy cuenta ya hemos sobrepasado la Farrapa, y ganado la aldea de Cereijeira, y pisando por unos momentos un tramo de las AS-28.

Nos metemos en un camino paralelo que se ve bastante mal y por el cual se llega a la Capilla de la Esperanza de Malneira del siglo XVIII, con su placa en recuerdo de Doña Josefa Cachan de Castro Grandas.

Voy caminando a la vez que soy consciente, que Grandas como tal me atrae poco, y lo que de verdad me tira son las tierras limítrofes, los profundos parajes de Oscos, por los cuales tanto he transitado. Pienso que es una pena que el Camino de Santiago no haya pasado por estos lares… aunque no se sabe, algún peregrino seguro que subió desde la costa al alto de la Garganta para cruzar los Oscos hacia Lugo por Fonsagrada.

Sigo ya de solanas, pues Maki, ya ha tomado delantera, y me quedo solo en medio de la floresta, a cuyo paso me sale un rebaño de vacas que van camino del prado y que me obligan a ir a su paso, en ese tránsito me encuentro con la placa conmemorativa del encuentro Astur- Galaico 2006 del Camino de Santiago, como complemento al mojón alguien ha hecho caso a los Obispos, y a querido dar un toque cristiano y ha hecho una cruz con un par de palos, aquí en el primitivo se ven pocas manifestaciones de este tipo, digamos que estamos en tierras paganas..

IMG_5246IMG_5247IMG_5249

Más adelante otro mojón me indica que estamos en el km 166, 098 de Santiago. No me fio mucho de todas estas medidas, pues tan pronto se indican unas, como otras en cada marcaje, con lo cual sigo a mi aire olvidando los pasos aún me quedan para Santiago, además como soy de los que piensa que el Camino soy yo y mis circunstancias, este se concluye cuando me paro y me doy media vuelta, no es la primera vez que unas atapas antes de llegar a Santiago, me doy media vuelta con el sano juicio del deber cumplido. Debe ser la heterodoxia.

Lo cierto es que somos una pareja rara, tanto Maki como yo, Makí marca vida y esquemas legionario, que se quedó en Rabasa (Alicante) suspirando por su querida Legión Extranjera, vida de resucitado, perrerías de trullo, y yo pues ecléctico y heterodoxo viaje de la caminería tradicional. Tanto somos de raros, que cuando llegamos a Santiago, no necesitamos ni besar ni abrazar al santo, nos sentimos confortados en nuestras interiorizadas historias, para mi el Camino está ligado a Prisciliano, y para Maki a San Miguel y el rumbeo por la caminería.

Lo cierto, volviendo al mojón de marras, es que la plaquita kilométrica durará poco, pues las van levantando todas a modo de recuerdo. El vandalismo que tenemos los españoles con respecto a la señalitica es inenarrable, mojones de los cuales se han quitado todas sus placas, han sido pintarrajeados.. etc.

IMG_5251IMG_5252IMG_5254

Voy cruzando caseríos y pequeños núcleos de población, hasta llegar a la zona de Castro, cuyo albergue ya encuentro cerrad, y sigo el camino  en parte también jalonado por el PR.AS-109, que pasa por delante de la antigua instalación para malatos (leprosería) de San Lázaro, y cuyo trazado se encadena con Peñalafuente en una trasiego que pasa en paralelo a la carretera y en ascenso camino del desvío de Bustelo del Camino, donde se abandona la carretera para subir al Monte de la Curiscada cuya cumbral está jalonada por el limite astur-galaico, dando lugar a las tierras de Fonsagrada y los nuevos perfiles de ruta jacobita, a modo de sendas verdes.

Un cartel nos anuncia ya la visión que tiene Galicia su no pequeña industria peregrinatoria, ya que la Xunta de Galicia, ha metido en la zona 477.875 E para mejorar los caminos. Eso es entender la industria del Camino, aunque a mi no me guste tanto alicatado de firmes, y tanta artificiosidad en los viales camineros, y tanto mercantileo, pero entiendo que al personal le guste están cosas ya que le facilita el caminar, y que los pueblos hayan visto este renacer peregrino a modo de una válvula de oxigeno económico.

IMG_5262

Al fin de cuentas es los que siempre ha sido el Camino de Santiago, un continuo cambio de cromos, y de bolsas entre los poderes políticos, religiosos y económicos, por más que la vulgata peregrina, pinte al Camino con rasgos místicos y mitificatorios, que los hay…, pero no hay nada más que darse un paseo por la historia por ejemplo de libro de pablo Arribas. Picaros y Picaresca en el Camino de Santiago , que recoge buena parte de toda la tradición literaria viajera y jacobita.

image

Desde la alta atalaya del Monte de la Curiscada, se emprende la bajada al real límite astur-galaico como es el Puerto del Acebo que cruzo para hacer una obligada parada en la Venta del Acebo, antes de que su ventero y gerente se vaya a tomar vinos a otros lares a eso de las 2 de la tarde , hora en que cierra el chiringuito, caiga quien caiga.

Llego a tiempo de tomar una Estrella de Galicia, y de encontrar en el establecimiento a Maki, dando cuartel a su inseparable San Miguel. Intercambiamos algunas impresiones, y cada uno remonta el camino a su aire. El buen ventero nos empuja para concluir las consumiciones, pues quiere irse a sus otras ocupaciones, lo que hago remolonamente pues sé que me espera la subida por el monte y exponerme a la calorina que reina en la ruta de hoy, aunque no maldigo la cosa pues yo soy el que opto por estas cosas saliendo a caminar a la hora que lo hago. Subo a la Curiscada con sus eólicos, y ello me da la buena perspectiva y me entretengo en identificar las sierras en lontananza, las lejanas tierras de Oscos, etc.

Desde arriba veo a un compadre peregrino, al que siento que haya llegado tarde a la Venta, pues no podrá saciar su sed ni el hambre, y deberá afrontar en solitario la ruta de subida. Esta es una etapa de soledad, apenas si me encuentro con peregrinos por el Camino, incluso Maki, se ha desenganchado del triunvirato canario, y a la querida amiga portuguesa, Isabel, la hemos perdido.

Al mirar al Oeste veo en lontananza los tejados del poblamiento de Fonsagrada, aunque es algo así como un espejismo, pues aún restan kilómetros para llegar, y a buen seguro que volveré a ver dichos tejados alguna otra vez, aunque un poco más cercanos, pero se hacen de rogar.

En Fonfría me paro a tomar sus frescas aguas, y me siento por unos momentos tranquilo para gozar del manjar que me ofrece la fuente, que por más que se indique que es agua no potable, he bebido de tantas fuentes, de tantos bebezones y charcas que ya nada me hace efecto, y eso que espero una diarrea, para bajar el volumen barriguil, pues ni con esas. Por cierto alguno de mi colegas del compás y la escuadra, al ver tal fuente, pensaría que esta fontana la diseñó y la realizó un hiramista. 

IMG_5271IMG_5267

Llego al enclave de restauración de Catro Vientos, con sus atractivas efigies peregrinatorias de fierro que representa a peregrinos a pie y en bici, otro guiño más, ¿Cuántos de esos se ven en Asturias?

Recalo en el bar del complejo de comidas, que es punto de encrucijada y de caminos, donde para todo dios, sea peregrino o viajero, y me pido una cerveza, y allí estaba la amiga americana Judi, con sus dos clientes, y como no, mi hermano Maki, con su sempiterna San Miguel, y también estaba el ventero del Acebo, y dos funcionarios astur galaicos de carreteras de ambas comunidades, probando los caldos del Narcea, y de la zona. Estos no pasan un control… y sí que están muy enfrascados en sus ocupaciones.

El ventero del Acebo, paisano metido en años, y de poco pelo, pero bien rasurado y repeinado da cuenta de su apretada agenda para hoy, tomarse unos vinos en el lugar, dar cuenta de un buen plato de pescado que le apetece, bajar a Cangas (Narcea) a probar unos orujos y unos caldos, dar el pésame a una viuda de un amigo, del cual habla bien, aunque mejor de la recién viuda… Ya se sabe el muerto al hoyo y el vivo al bollo., etc

IMG_5273IMG_5275

Maki , se va …y vuelvo a quedar de solanas…para de este modo enfrentar el tramo en completa soledad a través de la Sierra de Follabal, cuyo transito se caracteriza por ese semblante de los firmes alicatados. El sol aprieta de madre y me quedo sin agua, y lo cierto es que la etapa de 27 kilómetros con casi 1000 mts de desnivel está haciendo su efecto.

Me voy tomando algún que descanso, y noto voy fatigado y un poco desorientado, y hasta un tanto deshidratado, ya que mi cuerpo ya reconoce los síntomas de la sed, hasta muy tarde, y eso por ejemplo lo noto ahora, pues compruebo que hay pocas fotos realizadas. La verdad es que no tengo un buen ojo para fotos, pero de ahí a no hacerlas hay un paso…y este viaje además en ese sentido me falta algo.

Tal vez porque voy pensando en otras cosas, entre ellas de como entiende Galicia el Camino, primero con las aportaciones para actuaciones de caminos y señalitica, que por cierto el personal se está llevando las plaquitas kilométricas de los mojones, luego entiende que no se puede sablear, los precios de la carta de Catro Vientos y las viandas y le dan ganas a uno de arrancar a comer en tal lugar aunque medien 500 km.

IMG_5276

Estos días estuve 4 días en Camino Lebaniego, (Cantabria) con alojamiento de dos días de Albergue municipal (Cades y Potes) y un día de vivac (Lebeña), y fundí casi que 80 euros, haciendo una comida al día y alguna que otra cerveza o sidra,. Por cierto en Potes a 4 Euros la botella. Los precios en estos lugares se disparan y la calidad de la oferta baja.
Al final a eso de las 5 de la tarde alcanzo Fonsagrada, cuyas cuestas me hacen sudar y notar que voy ya deshidratado.

Cuando llego al centro del núcleo Fonsagrada me espera Maki con todo ya arreglado, pues nuestra particular logista (Noemi) cumplió debidamente, y dormimos al lado del Centro de Recepción del Peregrino, en el Albergue El Cantábrico, el cual se puede decir que los estamos estrenando, la verdad es que está genial. Ahora creo que han abierto otro macro albergue municipal en Fonsagrada.

En el albergue le damos a la bota de vino y a las viandas que traemos por aquello de reponer fuerzas, mientras examinamos el entorno hospitalero, pues hemos quedado como descolgados de casi todos, de los canarios, de Isabel, por tanto nos unimos Maki, y yo en comandita y damos una vuelta por Fonsagrada para tomar algunas fotos un poco distintas, aunque el poblamiento no da para mucho,  ya mi admirado amigo Alberto Polledo, dijo en su libro «Buen Camino» que el poblamiento es  feo y un tanto insustancial, pero yo creo que tiene algún que otro punto, pues no es que Grandas sea bonita. A Polledo esta etapa no le ha gustado nada de nada... que le vamos hacer. Miguel Barredo en su trabajo Las Tierras del fin del mundo, da otras pinceladas, y ahora me doy cuenta de que no visité la Fonte sagrada. Es lo que tiene ir a la vieja usanza sin guías, yo salgo al camino y las señales, mi instinto me llevan, por eso pueden pasar estas cosas.

El caso es hacer tiempo para ir a cenar a Caldeira el famoso pulpo fonsagradino, aunque lo hacemos solos pues a eso de las nueve de la noche ya no queda nadie por las calles

.IMG_5282IMG_5283

Pero antes de ir a dar cuenta del pulpo, sellamos las credenciales y nos sentamos un rato con el propietario del Albergue del Cantábrico, que nos cuenta sus cuitas, de cómo el Ayuntamiento viene a decirnos es el principal competidor en los temas alberguistas, o como es imposible cubrir las deficiencias alberguistas de Asturias, pues ponerse manos a la obra en Asturias, que le gustaría, significa multiplicar la inversión por el doble por lo menos, 

Las casas son más caras, los materiales, los albañiles, son más caros, y todo eso hace imposible pensar en cubrir esas necesidades en la zona asturiana, y como Asturias pasa olímpicamente ya que su oferta es otra, y Grandas de Salime con su PIB disparado, pasa de ponerse la montera Picona y decir aquí estoy yo en el Camino de Santiago… pues con eso el pan y los arenques se los lleva Fonsagrada, que entiende que esto del Camino es un negocio, y que tiene que durar y ser sostenible, y de buena calidad..., y lo demuestra el albergue El Cantábrico en que estamos, o que haya riadas de gente astur que viene comer algo tan sencillo como el pulpo a feira a Fonsagrada.

IMG_5289IMG_5287IMG_5290

En el transcurso de la cena saludamos a unos andaluces con los cuales nos hemos cruzado alguna vez, y ya todos, nos vamos a la litera, tras un adura etapa de casi 19 km con 6 horas de movimiento, y con escasas 2 horas de paradas, Mucho calor y muy pocas fuentes. y se deja notar que estamos ante un camino monótono, o sea un Camino hecho a uña de caballo por un curioso rey, que fue sin dar cuentas a nadie que iba a Santiago a ver lo que allí se cocía.

Aunque ante tanto penar el pulpo y el vino con un costo total de la cena de 16 Euros, no estuvo mal y nos ha resarcido de tanto penar por los caminos jacobitas, eso sí bajo la atenta mirada de mundo de la carne…como bien dejan mostrado las tallas de madera de la pared que vigilaba nuestra cena.

Víctor Guerra

martes, 8 de agosto de 2017

CAMINO PRIMITIVO. 6ª Etapa Berducedo-Grandas de Salime. Cierta monotonía peregrinatoria..

IMG_5183
Comenzando el día….

Dice el refrán que no hay mal que cien años duré, y en esta Asturias estival las tormentas son de un día, y ya luce el sol mañanero.

Tras tirarme de la litera, ya vi que la amiga Isabel se estaba yendo, Maki estaba en sus últimas abluciones, y en el albergue ya reinaba el más completo silencio, digamos que se habían ido casi todos.

Un desayuno en el Café de Marqués, té y bizcocho y pan, cuando se produce la escena de la presencia de la Guardia Civil, reclamando a los que por allí estamos documentación por temas de impagos de algunos gastos, de comida o albergue en Pola de Allande.

La cosa parece más a temas de olvidos que, de picaresca, porque ya en la barra del bar antes de la llegada de la pareja de la benemérita, ya había un peregrino tratando con el hospitalero, de cómo hacer llegar un pago a Allande. ¡

Sea como sea, también estas cosas tienen cabida en el Camino, y tan importante debió ser que ya los viejos textos calixtinos recogen las trafullas del Camino, lo cual muy bien recopila Pablo Arribas en su libro Picaros y Picaresca en el Camino de Santiago.

etapa-Berducedo -a-grandas-de-salime
Realmente la etapa es Berducedo-Grandas de Salime

Establecida la rutina de la peregrinatio, y con un día despejado y el sol ya calzándose el poblamiento de Berducedo, voy saliendo tras los pasos de Maki a la vez que me entretengo con algunas cosas que nos salen al camino, como el viejo cementerio de Berducedo, al que dediqué una entrada en el blog de Cementerios Asturianos, no es que tenga nada en especial, pero sí que su estado llama a la reflexión, y a recogerlo como una cuestión «extraña» en Asturias, pues no siempre el pueblo rodea la Quintana de los Muertos, eso es más de las tierras gallegas.

En ese entorno me llama la atención el pequeño monolito dedicado al Camino de los Derechos Humanos, su presencia me resulta curiosa pues nunca había visto algo de este cuño. Aprovecho el momento para dejar impreso en la cámara tanto la fuente del pueblo como el lavadero, cuyas existencias voy dejando constatado en los perfiles de Facebook.

IMG_5157IMG_5160IMG_5161IMG_5158
Elementos del entono de Berducedo

Makí, se va adelantando y termina encontrándose con su querido triunvirato canario, y ya marchan en comandita hacia el pueblecito de La Mesa.

En la subida que arranca en pleno Berducedo, sí que merece la pena darse la vuelta y contemplar el Alto del Palo, y las sierras del Valledor, delicia de recorridos y de fotografías, pues escribiendo esto me viene a la mente el provecho que sacaría de toda esta zona, el amigo Varo, o sea Alvaro Brito Perez, tal como lo hace otro buen amigo, el gran fotógrafo Juanjo Arrojo.

El lejano horizonte...

Después de vivir unos 15 años en Cabrales, donde los horizontes son escasos, salvo que uno viva en las cumbres o en los pueblos altos, pues estar aquí y desde la Loma de Prida Madera, ver medio mundo pues no deja de ser una buena atalaya, me impresiona, ya que me permite ver lo que vamos dejando atrás, e ir ubicando referencias geográficas, antes de entrar en la vertiente del Arroyo de los Cabríos, la cual nos permite entroncar con la carretera que va al pueblo de La Mesa.

IMG_5165

Desde este nuevo emplazamiento puedo admirar la bajada que tengo por delante hacia la carretera, a la cual se llega pronto, y tras unos centenares de metros se entra en La Mesa, que nos ofrece una rural iglesiuca dedicada a Santa María Magdalena (La Mesa) donde hay un peregrino aviando su mochila, ya que parece que se ha quedado vivaqueando en el rústico pórtico de la ermita. ¡Que envidia ¡Con Maki, eso es ya casi imposible, en el 2015 le tuve 7 días durmiendo de pórtico en pórtico y ahora le dan urticaria!

Desde luego es un buen sitio para quedarse, puesto que el albergue está cerrado, aunque cuando esto escribo, tal establecimiento ha reanudado sus funciones, ¡¡Aleluya¡¡ Pues si hubiera estado abierto durante el viaje (14 de julio) se hubieran solucionado algunos desaguisados logísticos, pues la santa compaña peregrinatoria que vamos hacia Santiago no baja de los 100 romeros?! ¡Eso en algunas zonas es todo un overbooking!

 IMG_5168IMG_5169IMG_5173
La Mesa

Unas fotos al entorno, y enfilo la subida hacia la cumbral de la sierra de Buspol, con su costurón de eólicos pergeñando el horizonte más inmediato, en la ascensión algunos peregrinos, de más edad se ponen a la sombra y se hidratan mientras descansan.

Termino de rematar la subida y le doy la vuelta a la sierra para bajar a las casas de Buspol, donde encuentro a Maki, que viene de frente, pues se ha ido de las marcas jacobeas, y ha llegado a las puertas de Villar de Buspol, y le han advertido del error, ya de vuelta, le encamino hacia el caserío de Buspol y su recoleta ermita, hay compañeros que se adelantan y que seguramente no veré y otros que se quedaran atrás… a veces la orografia, la climatología o la edad ..no perdonan

IMG_5177IMG_5178IMG_5179IMG_5180

Este enclave, de la ermita fue hospital de peregrinos, sobre el cual Xurde Morán, nos indica que pagaba al obispo y su cabildo un tributo en forma de "una libra de cera en torta". En 1.753 el famoso Catastro de Ensenada informaba de esta hospedería, diciendo que era una casa particular, en la que seguían dando manta y techo a los peregrinos que por aquí circulaban. O sea que los peregrinos siempre han sido un negocio lucrativo. Aunque no parece un tema que interese a los historiadores, el lucrativo negocio que la iglesia como institución ha ido sacando del pozo sin fondo de la marea humana que supone la peregrinación. Mucha caridad, pero ya hemos ido viendo lo que pagaban a obispos, arzobispos y monacatos por regir determinadas instalaciones

El emplazamiento de la ermita de la Magdalena esta una atalaya muy fotogénica, tal y como dejan traslucir los clics de los artilugios fotográficos, ya más smartphones que cámaras, es uno de los rincones del Primitivo más fotografiado.

Cuando llego el poblador de la zona ha reunido en torno así, a buena parte de la grey romera, ante cuyo auditorio desgrana su repertorio de historias, ya conocidas.

Compruebo los datos que Alberto Polledo, marca en su libro de Buen Camino, sobre la campana del siglo XIV, y en la que se podía leer “En la era de MCCCLXV años desde Cristo- Cristo vence, Cristo reina. Cristo impera. Alfa-el primero. Omega-el último.” y digo leer, porque la verdad es que ya no existe, sí que la imaginería religiosa está presente y según recojo está dedicada a María Magdalena; aunque los mapas de IGN, lo marcan como dedicada a Santa Teresa y Santiago, y en otros textos santiagueros, la indican bajo la advocación de Santa Marina, lo cual nos lleva a pensar que debe de haber una advocación compartida. Al menos el pequeño retablo popular que contiene tres figuras, que no puedo distinguir…

IMG_5185IMG_5186IMG_5187

Cuando el lugar se despuebla, y el paisano va a sus labores ganaderas, me siento tras la capilla a gozar en solitario de los parajes, viendo en lontananza, que diría el castizo, la frontera galaica …

Siempre me ha gustado este lugar y su emplazamiento, un buen albergue en este sitio sería pura lujuria.

Las temibles bajadas….o saber caminar por los caminos..

Acabada la contemplación me echo al camino, ahora toca abordar la ya conocida ladera hacía Grandas, que enfila en franco descenso marcada por las características piedras hincadas de esta zona, chantas, las llaman, las cuales marcan el camino que pronto dejan paso a las pistas que bajan hacia el embalse de Grandas, aunque el camino antes de ganar el muro del embalse da unas cuantas vueltas. 

Me hubiera gustado tomar el desvío que cruza el embalsado Navia para tomar la barca que cruza el río, pero ya el hostelero de Berducedo, me avisó de los prolegómenos, y habiendo visto que hubo ya un incidente días atrás con un peregrino perdido, y además la señalización hacia el destino tenía tachada la indicación de direccionalidad, digamos que ante tanto impedimento sigo por la trazada habitual que se sigue yendo ladera abajo.

IMG_5182IMG_5189IMG_5188

A la altura de las curvas de Trasmonte, me encuentro con el amigo Valentín, que va lentamente bajando, le acompaño un buen rato, indicándole que baje en zigzag, sino sus rodillas no aguantaran con tanto peso y pendiente, aunque le veo más preocupado por las reaparecidas alemanas, madre e hija, que parecen tener una permanente guerra entre ellas y sus mochilas, las sobrepasamos con un guiño, y las vamos dejando atrás…, pese a nuestro lento caminar, tanto es así que las perdemos de vista, aunque creemos que se han hecho a un lado del camino, para unas perentorias necesidades en las cuales poco podemos ayudar.

Cuando ya dejamos el desvío de Taladona, ya se puede ver entre el bosque de pinos, parte del embalse sobre el Navia, los restos arquitectónicos de lo que fue la construcción del embalse de Grandas. En este punto, dejo al amigo Valentín a su suerte, puesto que ya solo le queda tomar el sendero que entronca con la carretera AS-14 y por ella cruzo el muro del embalse para arribar hacia Grandas de Salime.

Lo cierto, es que ver las trazas de bajada de los compañeros romeros por estas pistas y caminos da una idea de la preparación de cada uno, y es para alegrarse que no haya más accidentes, pues algunos con los bastones van dejando un reguero se su arrastre por el firme, y otros van haciendo esparavanes, es algo que me asombra, lo mismo me sucede con aquellos otros que oyes venir detrás con su tic-tac del característico ritmo jacobita en modo nordic walking

IMG_5192IMG_5194IMG_5195

La "triunfante" obra del embalse de Grandas de Salime.

Tras las revueltas del sendero, se entronca con la carretera AS-14 y es entonces cuando podemos ver en toda su dimensión lo que debió ser la construcción de este embalse, cuyos restos esparcidos por la ladera se pueden admirar desde la innovadora balconada a modo de boca de ballena, diseñada por los arquitectos Vaquero Palacios, y Vaquero Turcios, ambos participaron en la obra de esta impresionante presa: el salto de Salime: que en su día la presa más alta de España, en su construcción se batieron "records" en muchas facetas, como la colocación de hormigón, que tardaría muchos años en ser superado; más de 4.000 toneladas en un solo día. 630.000 metros cúbicos se necesitaron para hacer este gigante de 134 metros de altura, el más alto de Europa en aquel momento, con un radio de 400 metros en su coronación. (X. Morán) y cuya obra empezó en 1945 y conllevó la instalación de un teleférico de unos 36 kilómetros de longitud , lo cual concluyó en 1955, año en el que esto suscribe vino al mundo.

La presencia del embalse como es de suponer supuso la desaparición de todo un conglomerado macro y micro cosmos en las estructuras agrarias y geográficas, uno que vivió en directo el desmantelamiento del pueblo de Riaño, se puede dar idea cabal, de lo que debió acontecer y que no parece que recojan las interesadas crónicas de la época. Ya se sabe la fuerza motriz eléctrica siempre fue una imperiosa necesidad para el llamado progreso social que durante el franquismo se impuso como modelo energético.

IMG_5197IMG_5199

Hoy nos queda el embalse como testigo mudo junto con los restos que se perfilan por la ladera, más los murales famosos de los arquitectos ya nombrados, Todo el conjunto a mí me recuerda aquella vieja película titulada: Desafío de las Águilas.

Merece la pena darle un repaso, al lugar pero la pregrenatio nos reclama, por lo cual aconsejo seguir lo expuesto por Xurde Morán, para conocer más en detalle el desarrollo de este emplazamiento hidroeléctrico.

Cruzo el muro del embalse para continuar carretera arriba, ahora por la ladera de enfrente en la cual el calor reinante hace que termine refugiándome por unos instantes, en busca de una fresca cerveza en el Hotel Las Grandas, ubicado en una de las viejas instalaciones del embalse.

Instalado en el patio-terraza doy cuenta de la apetecida a malta que acompaño con algunas vituallas que siempre porto en la mochila, salchichón cular y un buen trozo de queso de oveja. En ello estoy cuando por la puerta apareció el amigo Valentín que sudoroso me invitó a rematar el asunto con un buen helado, y me anunciaba que no daba un paso más. Este será para su jornada de hoy, su estación término.

Lo mismo debió suceder a las peregrinas alemanas, las cuales una vez llegadas al lugar se instalaron en un extremo de la terraza a disfrutar del entorno, deshaciéndose de sus mochilas, calzado y parte de las ropas, y como lagartijas al sol se esparramaron, encargando unas buenas ensaladas, y de paso una habitación, de ellas nunca más supe.
Tras el merecido descanso allí dejo a los compañeros y otra vez carretera arriba por las laderas de El Zreixalón, hasta la curva de la Costa, que presenta una excelente balconada sobre el embalse. 

IMG_5204IMG_5206

Durante esta contemplación me pregunto ¿Por dónde vendrá el camino que se piensa abrir desde Navia hacia Fonsagrada, como vía de escape y penetración, a lo largo del río Navia? Proyecto que están lazando algunos concejos astures como Boal, Pesoz, Illano y Grandas. Es un proyecto para verlo, y patearlo, aunque me da, que no todos los ayuntamientos tienen los mismos criterios sobre la concepción y el diseño, por tanto, parece indudable que habrá tramos de camino y carretera….

Sigo la ascensión y un poco más arriba del desvío, que va a Pénjamo, lugar al cual nuestros maestros nos iban a buscar ensimismados como estábamos en las piernas o en el escote de la profe. O bien era Pénjamo o Pimiango.

IMG_5207

Un poco más arriba llega el deseado desvío, que nos indica la malograda señalización del GR 109 Asturias Interior, la cual nos mete en el sendero que se abre paso por la mata boscosa del Coto de Grandas, este GR se hizo como alternativa de otro que se quiso llevar por las cumbres de la Cordillera Cantábrica, un millón de pesetas me ofrecían en su momento ciertos caballeretes del Principado, por articular su diseño y proyecto, el cual arranca en Panes y acaba en Ibias, mucho territorio para tan poco dinero… Luego se hizo como se hizo y valió todo.

El sendero que he cogido que desfila por el bosque entre pinos y mata autóctona recompensa de la bajada y subida realizada, ya que va en plano, al menos hasta un poco antes de llegar a Grandas de Salime, poblamiento que ya se hacía de rogar, después de tanto espejismo paisajístico.

Grandas de Salime, La memoria… masonería y Pepe el Ferreiro

Con Salime, casi siempre tengo las mismas sensaciones, por un lado, lo que pudo ser…. la capital asturiana del pulpo, como tal le falta tirón y querencia, mientras esa capitalidad se lo lleva Fonsagrada, que se marca excursiones de astures dispuestos a probar el producto, pese a que nuestra población asturiana cuenta con uno de los inputs más importantes de la región el Museo Etnográfico de Salime, a modo de mediático tirón turístico y más conocido, como el Museo de Pepe el Ferreiro y que en un plato como el pulpo se hubiera terminado definiendo el destino. Está claro que los astures nos vendemos mal.

IMG_5208IMG_5209IMG_5210

Sobre Pepe el Ferreiro, que decir, un paisano al que siempre recuerdo por el pueblo con boina, pitu de liar y madreñas. Es indudable que ha sido y es toda una institución en la comarca, personaje al cual se le terminó su virreinato como muchos otros después de tantos años, con él nunca he tenido mucha empatía, tal vez porque cuando lo conocí, en ese momento ejercía de anfitrión en una sedo simulación de la matanza de un gochu en el seno de las instalaciones del Museo y en compañía de diversos prebostes mediáticos y políticos, algunos conocidos mutuos, y tras tropezármelo le pregunté por uno de sus parientes, el masón Jose Naveiras Pastur.

Este pariente quiso instituir el levantamiento de una pequeña logia en su tierra natal, para lo cual reunió a una serie de conocidos masones, y levantaron columnas con el título distintivo de Amor y Trabajo, lo cual no pasó de un pequeño triángulo masónico, que se conformó al calor de las alegrías de la llegada de la II República. De hecho conformaron tal núcleo en diciembre de 1931 tres masones: Jose Naveiras Pastur Grado 18º, de Caballero Rosacruz; Jose Antonio Rodriguez Braña con el grado de Maestro Masón, Grado 3º; y Antonio Alvarez Mesa, 2º grado de Compañero
.MASONERIA EN ASTURIAS

Al primero de ellos, Naveiras Pastur, la institución gobernante y represiva fruto del llamado triunfante Movimiento Nacional, le acusó de estar al frente de las hordas rojas y ser el autor moral de todos los atropellos y desmanes cometidos en dicho pueblo, al cual se le condenó el l 15 de julio de 1938, a la PENA DE MUERTE, firmada por Luis de Vicente, Manuel Toimil, Benigno Lebon, Joe Manuel Alvarez Vazquez, también a Alvarez Mesa le pasaron por las armas en Lugo.

Esa es la historia de estos pueblos, donde se masticaron en cada esquina las rencillas y las envidias, y en ello voy pensando mientras subo por la Avenida de Pepe del Ferreiro, y pienso en que o no debí hacerle a este la pregunta en el momento oportuno, o que no le pillé del talante y humor necesario, o igual creyó que iba a preguntarle más…, y ahí se acabó la entente entre ambos, pese a lo que expone Alberto Polledo, sobre su persona y personalidad, no deja de ser un paisano de singular y de peculiar trato.

Fuera como fuere, entro en el Museo Etnográfico, para sellar mi credencial peregrina, pues me hace ilusión tener ese sello, y dado que vamos a una pensión pues el albergue está a tope, me dispongo a iniciar mi ascensión hacia lo alto del pueblo, cuando la responsable del Museo, me indica que si voy al Albergue haga saber a los romeros que la instalación tiene unos horarios…

IMG_5228IMG_5224IMG_5233

De nuevo se produce una paradoja con los peregrinos, pues parece que estos visitan pocas cosas a su paso, ya los vimos en Salas, y lo entiendo, por un lado, madrugan la de dios, y lo primero que hacen al llegar al destino es tomar posesión de la litera, y a continuación comer, y luego siesta, y cuando se quieren dar cuenta ya no hay tiempo, y el Museo Etnográfico de Grandas no es pequeño para verlo en un instante, ni barato para dejarlo más que a medias. Tal vez la institución turística debía estudiar este paradigma y hacer un esfuerzo en diseñar una estrategia ideal para la zona y el museo..

Al final de la calle, ya en lo alto del pueblo me encuentro con Maki, que me lleva hasta nuestro habitáculo, en la pensión en Arreigada, donde nos emplazamos a tomar una cerveza, antes de dar una vuelta por el pueblo, aunque el personal peregrino debe de estar durmiendo, y casi en la antesala de la cena, pues apenas si veo a nadie conocido en el trayecto por el pueblo camino del camposanto, que fotografío para el archivo de la Quintana de los Muertos.

Cuando regreso al pueblo, apenas si hay gentes por las calles del pueblo, un par de cervezas, y Maki empieza su letanía de reproches ya conocida cada vez que pisa el corcho de San Miguel, al final cenamos solos en el restaurante de la pensión Arraigada.

Me voy directamente a la piltra, para intentar aliviar el dolor de la cabeza por los reproches filiales y la bursitis del peroné que me viene molestando desde hace unos días. No tengo humor para mucho más aunque la etapa no ha sido larga unos 22 kilómetros en unas 5 horas en movimiento, y un desnivel de unos 805 mts., de desnivel acumulado. Mañana tierra de pulpo. Fonsagrada.

IMG_5167

Victor GUERRA