domingo, 27 de agosto de 2017

CAMINO PRIMITIVO. 8ª Etapa Fonsagrada- O Cádavo. La fraternidad peregrina. Conociendo los caminos.

IMG_5298

Toda esta parte del Camino me es desconocida, y Cádavo me suena a pueblo extraño, y lejano, supongo porque entre Fonsagrada y el próximo destino median unos 27 kilómetros, y unos nada despreciables 730 mts.; de desnivel de ascenso y 905 mts de descenso.y de eso estuvimos hablando Maki y yo mientras a la noche anterior planificábamos, no sé para qué, porque luego cada uno hace su santa y real gana., y además no siempre coinciden los datos.

Pero supongo que nos hace ilusión. Maki se echa al camino y las marcas y real antojo decide y marca su caminería, jalonada por la San Miguel, que ha adoptado como lema San Miguel te ayuda a hacer el Camino, y yo como fiel heterodoxo, no llevo a penas  guías, sino cuatro anotaciones cartográficas y poco más, me vale con lo leido,  la observación y la pura intuición, eso si en la cabeza, llevo la lectura de los libros de  Xurde  Morán,  Alberto Polledo y Miguel Barrero, como ultimas lecturas, más allá de las viejas lecturas históricas y otros autores.


etapa-de-fonsagrada-a-cadavo-baleira


Antes de acostarnos, tras salir de A Caldeira, Maki y yo decidimos que habría que deshacerse de peso de nuestras mochilas, los playeros se irían de viaje al igual que la colchoneta, y algunas cosas más, preguntamos la hora de apertura de la Oficina de Correos, y había dudas sobre si era a las 8 o a las 8,30.

Galicia y Correos,  entienden el Camino

Tras desayunar en el albergue de forma plácida, pues ya los peregrinos zombis mañaneros, se habían encargado de despertarnos a las 5,30 horas.

O sea que tras dar a la manduca, nos fuimos a Correos, y la hora de apertura era a las 8,30, y mi reloj marcaba las 8,10h, cuando una guapetona y amable señorita nos abrió la puerta nos invitó a pasar y tras la demanda del pedido, nos ayudó con la caja precisa para el envío. Yo flipaba, en Asturias son te abre ni dios ni un minuto antes de la hora fijada, así caigan chuzos de punta.

Realizada la operación, nuestra Angel de la Guarda de Correos, nos sugirió el servicio de envío de mochilas por Correos, ya que le debieron parecer a muy grandes o nosotros ya mayores para andar cargando con tanto bulto. Nos explicó el sistema, el precio y las excelencias del envío, lo cual repitió un par de veces por ver si nos convencía.

Lo cierto es que preferimos seguir con nuestra particular concha peregrina, pero quedé asombrado de que alguien que además era gerente de la oficina, nos abriera antes de tiempo, que nos brindara su ayuda, y que encima nos explicara un servicio como el del transporte de mochilas, con control mediante wasap. Eso es entender que el Camino de Santiago, es producto sostenible y que genera trabajo y economías. Luego vería alguna otra cosa más adelante sobre esta forma de entender el Camino en tierras gallegas.

Increíble, las 8,3º y despachados para afrontar el Camino hacia O Cádavo.

El Oriente Eterno Gallego.

Tras unos primero metros poniéndonos a tono, con las mochilas, el nuevo peso, e ir desentumeciendo los huesos, me topo como era predecible en Galicia con la primera Quintana dos Mortos, ubicada la as afueras de Fonsagrada, y al par de la carretera LU-530, con cuyo eje vamos a jugar como al gato y al ratón durante un buen tramo.


IMG_5293IMG_5294
Quintana dos mortos de Fonsagrada


En esta ocasión la Quintana dos Mortos, no está alrededor de la iglesia, ni tampoco nos expone sus moradores al mundo abierto del Camino, y como dice el amigo Eduardo García, cuando uno se muere en estas tierras, no se va al cielo, sino que se cambia de acera.

Digamos que los mortos conviven con los vivos en serena armonía, sin que ni unos y otros se molesten, por eso hoy me llama la atención ver este cementerio cercado y amurallado, tal vez porque la urbe fonsagradina no es parte de esa vieja Galicia profunda, y aspira a la modernidad, como lo demuestra la pintada que corona la tapia del cementerio: Nos millois de a Alta Montaña, contra la marxinación da Burón.

Y ahí está perenne el civil epitafio, sin que nadie se moleste en quitar tal cosa, cuya pintada en otros lares sería una profanación que ni los más ateos se atreverían a llevar adelante. Así es Galicia.

Tal vez el amurallamiento cementeril, el ambiente tristón del día con esa permanente niebla matutina, y la cadena cerrando el portón al mundo de la calma, hicieron que pasase de largo, y tal Quinta de los Mortos, no forme parte de mi base de datos fotográfica del Oriente Eterno. Además ya se sabe que los cementerios reproducen de algún modo el ser de sus vecinos vivos, sus estética, y demás… y si O Cádavo es feo , el Cementerio por fuerza debe serlo también.

Camiñando que es gerundio

Un par de fotos y de nuevo a la danzadera del Camino, y ante mí se abren los tramos de corredoiras gallegas, que me llevan a Xan Xuán do Padron, en cuyo recorrido se muestran vestigios del ser y esencia gallega, el hórreo de mixtura, medio asturiano y gallego, y los inefables cruceiros que pueblan Galicia entera, como parte de los linderos religiosos de una comunidad.

El recorrido aporta esas visiones míticas de las tierras gallegas, la suavidad de su paisaje, atrás ya quedan los estertores de la columna vertebral de la Cordillera Cantábrica, son tierras suaves que por increíble que parezcan hoy han sido colonizadas por los aerogeneradores en franco contraste con el territorio y su poblamiento, con restos de un quehacer que inevitablemente se ha venido a menos.


IMG_5297IMG_5299IMG_5303


En O Padrón recuperamos por unos momentos a nuestra añorada amiga Isabel, y con ella cruzamos el poblamiento, en cuyo punto además ya rayando el sol sobre nuestras cabezas noes encontramos a la amiga americana Judy Colaneri y su reducido grupo de clientes, con los cuales paseamos por los viejos caminos moteados por aislados caseríos, que vamos dejando atrás camino del mons altus: Montouto, lo que parece una sutil engañifa habiendo dejado atrás la puerta astur galaica del Puerto del Acebo. Pero aquí al par de su singular sierra de O Hospital, la desnudez del paisaje hace mella y tan pronto azotan los cuatros vientos como el sol que abrasa, y ahora el Lorenzo aprieta de madre y Maki se queja, y camina rápido para ver si esa tortura se acaba, aunque no a todos importuna la solanera. Isabel se quita pasminas y fulares, la americana-mejicana, que lleva Judy como clienta, baja la visera de su gorra, y la ropa larga, camisas y chaquetas desaparecen dejando torsos y brazos al sol.

Cruzamos el aun dormido poblamiento de Montouto , sin que haya can de palleiro que nos ladre, como voy sin guía ni aditamentos tecnológicos auxiliares, me salto el importante vestigio de la zona el real Hospital de Santiago de Montouto, mandado construís hacia 1368 por Pedro I El Cruel o el Justiciero, como nos informa Alberto Polledo, que dice que algo debió de tener este sitio pues estuvo habitado desde los primeros tiempos de la antigüedad, como lo demuestran la existencia del dolmen o la capilla de Santiago.., a buen seguro que sí pero a esta hora todo parece estar muerto en el citado poblamiento. 

Lo cierto es que me da pena no haberlo visto, y es raro en mí que veo hasta por la nuca como dice Maki, pero como soy de la opinión de que no hay mal que por bien no venga, traigo hasta estas líneas el trabajo del amigo Xurde Morán , que nos hace una pormenorizada descripción del lugar en su trabajo El Hospital de Peregrinos de Montouto

Las vueltas que da la vida y el Camino.

Pasé por Montouto a Paradevella, donde encontré aposentada toda la tropa, Maki, a troupe americana, a Isabel, y Valentín al que recuperamos sin saber muy bien cómo ni donde, ni como hizo las etapas anteriores, tras haberlo dejado aposentado y medio agonizante en el Hotel del Embalse de Grandas.


IMG_5314IMG_5315
la Troupe de la etapa


Allí estaban todos ellos, incluido el alemán grandote, entusiasmados, ante la puesta en escena de un maduro, y un tanto «estrafalario» dueño de un bochinche al pie del Camino que hizo las delicias de los caminantes como buen argentino que es.

Al final el personal se abrió, tras recuperarse de la fatiga, y yo me quedé de parloteo con el argentino y su hija, y la caterva de perros que por allí pululaba, cuando llegó otro asturiano afincado en el lugar.

Casualidades de la vida, el recién llegado pidió “sidra de su palo” y allí apareció una fresca sidra de Foncueba de buen beber. Empezamos a cambiar impresiones sobre nuestra idiosincrasia como culos moyaos, (así nos denominan a los naturales de Gijón) y cual no fue mi sorpresa que tenía ante a un viejo conocido y victima desgraciada del incidente de un pinche de cocina que envenenó a sus compañeros de la Sidrería El Lavaderu.

Y en Paradevella, en el garito del argentino, Casa Mesón-Parrillada Argentina fui a encontrar, tras caminar medio mundo como quien dice, con un compadre y víctima de un desalmado que casi lo desgracia, como dice el dicho No somos nadie, y menos en …. Las vueltas que da la vida, venir a encontrarme con un conocido de Gijón en Paradavella.. ver para no creer. Bueno eso al menos nos dio para otro par de botellas de Foncueva.


IMG_5320
Grupo de Judy  Colanery   y su iniciativa Spanish Steps Camino Tours, y el  dueño del bochinche


De  Paradavella, poco que reseñar, tras un tramo pequeño por carretera, afronto la subida por sendero que va por encima de la carretera y de las diversas riegas que va por Eiros valle abajo. En la subida encuentro bajando a varias gentes que andan con los temas senderistas a cuestas, y tras el saludo me voy cebando en la traza, que se deja recorrer muy bien, y me gustaría coger al grupo en que se encastró Maki, pero lo que son las cosas, ese pretendido objetivo se quedó colgado donde menos lo esperaba, pues pasado el poblamiento de A Lastra. 

Lo cierto es que nos hemos quedado de solanas otra vez por el Camino, quitando a este grupo tan dispar que nos hemos concitado alrededor del argentino y su bochinche, de los demás no sabemos nada, los de la formación cuasi militar, ex-mineros de la Marcha Nagra sobre Madrid, nada se sabe, parece habérselos tragado la tierra; de los canarios pasan tan temprano por los lugares que no se entera ni dios de su existencia y caminar, de otros que hemos dejado atrás apenas si sabemos nada, y eso que estamos caminando casi que unos 100 peregrinos al día. Pero al estar en Albergues distintos y distanciados pues la información no corre.

La fraternidad caminera y peregrina

Cuando ya casi concluí la subida y pasaba a la famosa Cuesta del Sapo de que sube al Penedo Apretado, me encuentro a Valentín, resoplando tanto por el calor como por la falta de agua. Por tanto, me para junto a él, y charlamos de las cosas del Camino. El vuelve a estar dispuesto a sentarse de nuevo y dejarse morir, ante lo cual tomo la opción de llevarlo en volandas camineras hasta Cádavo

.IMG_5321IMG_5323IMG_5322
Estampas gallegas


Acompaso ritmo y charleta para ir tirando de su persona a lo largo de todo el trayecto que nos queda, que es todavía una tirada, y el sol se muestra inflexible. Y para colmo el puñetero O Cádavo no se deja ver ni un instante, me recuerda la llegada a Cádavo a la de Fonsagrada. 

Poco a poco vamos superando los tramos en subida y para que las piernas y rodillas no le fallen al pobre compañero, vamos haciendo paradas, aunque las sombras son más bien escasas. 

En Fontaneira, nos refugiamos en uno de los bares de la zona, donde una buena moza nos atiende de maravilla, para mí una Estrella de Galicia, y para Valentín un agua mineral y un helado. Tras ello, Valentín me aconseja que le deje a su merced, que ya irá recomponiendo trazas y andanzas, pero además se le amontona el trabajo, pues su idea es buscar una pensión para dormir, y no parece encontrarla, por lo tanto, le ofrezco la posibilidad de hacerlo en el albergue que tenemos cogido nosotros, y que está casi que vacío. Dicho y hecho le envío a Maki un wasap, y pronto Maki responde que ya está arreglado que Valentín tiene cama.


IMG_5325IMG_5326


El camino se hace largo, por el ritmo y más al paso del famoso Campo da Matanza, cuyo nombre le suscita al mencionárselo a Valentín que es un nombre ideal para dejarse caer rendido, a lo cual le suscito que se deje de tonterías y que si aquí Alfonso II el Casto, dejo la escabechina servida contra la berbería , no serán nuestros cuerpos los que coman los cuervos. Le animo a seguir adelante y pronto damos con la bajada a O Cádavo, con la suerte de que nuestro Albergue San Mateo, está al empezar el pueblo. 

Nos refugiamos pronto en su calma placidez, pues estamos casi solos: Maki, Isabel, una joven alemana, y nosotros dos, el Albergue acaba de inaugurarse hace dos o tres días, le falta muchas cosas, pero la disponibilidad de su proletaria, una madura maestra de la zona, y pariente del bar aledaño, suple con mucho las carencias.


IMG_5333IMG_5334IMG_5330


Y tras el aseo personal y adecuación de nuestros enseres, nos preparamos para una cena comunitaria, que para muchos es la primera en su vida peregrina, Maki pone el vino y los demás la logística y algunas cosas más y la gran compra que hizo Valentín, que como es su primera incursión peregrina, nos carga con estupendas latas de atún, del bueno y otra de mejillones, al final una buena cena de la cual curiosamente no tenemos muestra o testigo fotográfico. Una pena.


IMG_5336
Posando.. de guiri total. Que horrible


Como somos poca gente, la dormida a ser tranquila, pues en el resto de los albergues deberían hacer como se hacía antes en Asturias en los lagares, pagar por mesiada, o sea pagar por cada vez que se iba al WC. En los albergues, algunos de esos que llegan a las 12h a los alojamientos y se echan y luego se acuestan de nuevo a las 20h para levantarse a las 5,30 horas de la madrugada, deberían pagar por hora de sueño, a buen seguro que se acabarían algunos problemas de usos y costumbres actuales.

Lo cierto es que en el alojamiento nadie nos molestaba, y dado el cansancio y los distintos preparativos, y además como ya las guías al uso y los autores que tengo como de cabecera me decían: Miguel Barrero «que O Cádavo es un lugar decididamente feo»; Alberto Polledo en su  Buen Camino , dice  que «O Cádavo parece un pueblo construido en los años de la posguerra con un conjunto arquitectónico deplorable», con tan rotundas opiniones, para que  y dado que no ando yo acertado en descripciones, pues mi diario es  una dispersión total,  dada la mental que tengo con relación a este viaje, me doy cuenta que me faltan fotos, reflexiones, etc ; no siempre sale un viaje como el de Las Reliquias del 2015, pues prefiero quedarme en lo acogedor del albergue y en los sueños de Morfeo. Mañana será otro día.


Victor Guerra

No hay comentarios:

Publicar un comentario