jueves, 19 de julio de 2018

Los Caminos de Santiago desde Casquita (Villaviciosa) (1ª Entrega)

image
Casquita y su Faunino

Casquita tanto en el Camino hacia San Salvador de Oviedo, y la continuación hacia el llamado Camino del Norte, juega un papel importante en el reparto de flujos camineros, aunque el revival peregrino que por estos lares se está dando haya situado a no más de una década su importancia, aunque por tales predios hubiera importantes flujos camineros y romeros y sobre todo arrieros, pero los cronicones documentales apenas si hablan de Casquita.

A la salida la villa de Maliayo tras dejar atrás el cruce de carreteras AS-113 en el lugar La Parra, se entra al par del bar Casa Aurelia y se sale de tal eje regional, para tomar la carreterita local VV-10, a la vera del bar Caso, para seguir por este eje local hasta encontrarnos ante la bifurcación de Caminos de Santiago de Casquita.

Lugar donde un ramal nos lleva por la izquierda a Oviedo, o sea que sube por las Camocas hacia el alto de Castiello, donde el Camino se abre de nuevo en dos ramales: el que sigue de frente y remonta en línea de ascensión por San Pedro de Ambás hacia la aldea de Arbazal, y luego está el que rodea una bella finca en el mismo Castiello, para irse por la derecha en descenso hacia el Monasterio de Valdediós y por Vallina Oscura ganar el Alto la Campa, donde se encuentran de nuevo ambos caminos bifurcados en Castiello.

Retrocedo de nuevo a Casquita (Grases), ante la ermita de San Bras, hay otro trazado que sigue de frente, y que nos lleva unos metros por la carretera VV-10, buscando las orillas del río Valdediós en dirección a la cuesta de Niévares para de este modo subir al Alto la Cruz y entrar después de dejar el valle de Peón en el concejo de Gijón, y seguir el camino jacobeo por la costa hacia el confín occidental asturiano.

Algunos de estos tramos en Villaviciosa, dada la construcción de la autovía A-68, se han ido creando una serie de nuevos trazados o variantes dentro del eje jacobeo, que, junto con la confluencia de otras redes camineras, como el Camín de Covadonga, y otras de menor entidad con marcas propias, más aquellas que nacen del capricho particular de señalizar, conforman todo un conglomerado de caminos y señalizaciones que el caso de Villaviciosa están dando más de un problema.

image

Lo cierto, es que los trazados jacobitas por el Concejo de Villaviciosa, tiene cierta complejidad tal y como podemos ver por los artículos que voy publicando sobre la red caminera peregrina y romera, la cual es bastante más plural y diversa de lo que dejan ver los actuales trazados, sin que encontremos muchas referencias históricas a cerca de otros posibles trazados o variantes que se utilizaron en su día, como el Camín jacobita de Priesca por Bayones y Fuentes, etc.

Fuera como fuere, y dada la pluralidad de trazados, de variantes y posibilidades, deseo exponer el tema en su amplio espectro, incluso con propuestas personales, que invito a las asociaciones de la peregrinatio astur y al Ayuntamiento de Villaviciosa estudiarlas y proponerlas, y si llegara el caso ante otros organismos, como posibles variantes oficiales del Camino, tal y como se hace en otras latitudes.

Asturias y su lugar en la peregrinatio jacobea

La Vereda de los San Salvadores, llamado también Camino del Norte, viene desde las tierras de Vasconia (Irún) salpicada por toda una suerte de edificaciones levantadas bajo la potente advocación de San Salvador, e iban camino, en primer término, de la gran capital peregrina que fue Oviedo, y no Santiago, de ahí el famoso refrán: «quien va a Santiago y no va a Oviedo, visita al criado y no al Señor» (San Salvador de Oviedo).

image

No hay que olvidar, que ochenta años antes de que se diera el acontecimiento de Campus Stellae, Oviedo ya florecía como capital peregrina, no en vano los reyes astures desde Fruela a Alfonso II se dieron cuenta de la importancia de contar en sus dominios con una ingente cantidad de reliquias, Oviedo contaba entre otras reliquias con el Arca Santa, la Cruz de la Victoria, y el Santo Sudario, etc… amén de que era la capital de imperio (astur-leonés) que llegaba desde la Gallaecia hasta las tierras toledanas, y no en vano en sus altas tierras astures (siglo VIII) se albergaban tantos nobles como obispos pusit montes firmissimos Dominicus, que se ponían a salvo de la huestes sarracenas. Hasta 30 obispos exiliados en la diócesis ovetense se contaba, motivo por lo cual fue llamada la Civitas Episcoporum.

                          imageIMG_4173

Pues bien, tras la aparición de fenómeno santiaguista en Iría Flavia, no solo se reforzaron viejas caminerías, pues ya Oviedo era la capital, sino que se instituyeron nuevos caminos y trazados, que como he dicho, primero tuvieron su centro nuclear en Oviedo, y luego todo ese gran flujo derivó hacia Santiago de Compostela, creándose todo un tráfago de Caminos, que se tildaron de «jacobeos» los cuales se fueron articulando en diversas épocas a lo largo de territorio rumbo a Santiago.

Al norte del llamado Camino de colonización religiosa instruido por Cluny, el llamado Camino Francés, se hallaban otros caminos, y uno de ellos es la llamada Vereda de los San Salvadores, o sea el Camino del Norte o de la Costa, y Oviedo era uno de sus puntos más importantes, por si misma y por su importancia dentro de los flujos romeros hacia Santiago, pues ya en el año 1.488 llegaron a editarse por el cabildo catedralicio 37.694 buletas. La buleta era una credencial que se entregaba al peregrino que había cumplido con la peregrinación a cambio de una limosna. De su existencia tenemos constancia desde 1453, y con ejemplares conocidos desde 1493, siendo la ultima de 1852 (López Fernández 2016) Hay un ejemplar en Hipsanic Society of América de Nueva York.

image

Pues bien, esa gran arteria jacobea que cruza de Este a Oeste la cornisa cantábrica: Vasconia, Cantabria y Asturias, instaurando monacatos, templos, encomiendas y hospitales, para encauzar la gran riada de romeros hacia Oviedo, punto de confluencia y divergencia de caminos jacobitas camino de León, Camino Primitivo, Camino de las Reliquias, Camino de la Costa, con posterior destino a Santiago de Compostela, se halla en Asturias y en su punto central, el municipio de Villaviciosa, que presenta una cierta complejidad de trazados santiagueros, más de los que marcan los trabajos de referencia histórica, pues cuando entramos al detalle de estas posibles redes y con otras perspectivas, vemos que el mapa de redes camineras y romeras se nos abre como un caleidoscopio y presenta, a su vez importantes incógnitas camineras, sobre trazados, su uso y su importancia.

image
Mapa de arranques de los distintos caminos desde Casquita.
  • ---- rojo. Camín de Covadonga
  • ---- verde. Alternativas Camino de Santiago
  • ---- azul celeste. Camino de Santiago de la Costa (Gijón)
  • ---- amarillo. Camino alternativo a Valdediós
  • ---- azul. Camino de Santiago Castiello a Valdediós
  • ---- azul oscuro. Camino del Norte por Castiello a Arzabal
  • ---- verde oscuro. Bajada desde el Camino del Norte a Valdediós
Con respecto a presencia de grandes arterias camineras, decir que hay poco escrito y menos sobre la actividad arriera que se dio sobre estos trazados, que o bien iban desde la costa(zona mariñana) a la meseta castellana, o aquellas otras que venían al abrigo por los valles prelitorales hacia Maliayo (Villavicisoa), y entre esos ejes de diversos flujos, estaba el quehacer peregrino que en Villaviciosa que tenía una gran amplitud de caminos y variantes, aun si delimitar y sin estudiar en profundidad, aunque por mi parte ya he hecho algunas aproximaciones, al igual que otros autores como Xurde Morán u otros.
Dentro de esa gran arteria jacobita que cruza de Este a Oeste el municipio de Villaviciosa, hay un lugar muy interesante entre otros, y no por su gran monumentalidad o patrimonio, sino porque en Casquita y delante de su ermita de San Bras, es donde se produce una gran bifurcación de los Caminos jacobeos.

Aunque esto no fue producto de las primeras hornadas romeras, sino a diversos aconteceres que hicieron que Gijón fuera campo de atracción para los peregrinos en su quehacer de seguir por la cornisa cantábrica hacia las tierras gallegas, dando la espalda a San Salvador de Oviedo. De ahí la importancia de este pequeño enclave villaviciosino como es Casquita.

image
Bifurcación de Casquita

Casquita. La gran bifurcación de la Vereda de los San Salvadores


El Camino de Santiago sale de Maliayo y se adentra en tierras de Amandi y tras visitar su hermética iglesia, para un poco más adelante cruzar el apuntalado puente sobre la confluencia de las riegas de Viacaba y Valdebarcena y el entrante de la ría de Villaviciosa, Sigue el romero por el carril hasta dar con la AS-113, en La Parra, para entrar unos metros más allá en los predios de la carretera VV-10, la cual reparte flujos por el valle de las Camocas, Grases, y Rozaes, hasta conducirnos al poco de empezar tal carretil, al enclave de Casquita, punto de divergencia de los trazados jacobitas, por un lado está el ramal que va Oviedo a San Salvador, y luego el que va a Gijón para continuar por el llamado Camino de la Costa o del Norte.

Los viejos cronicones apenas si citan el lugar de Casquita, puesto que el ramal que va hacia Gijón, su nacimiento fue posterior y de menor talla, de ahí que apenas se hable de un lugar de tan poca significada talla más allá de citar su ermita dedicada a San Bras, pero sí que con el paso del tiempo, tal enclave se fue haciendo más importante, y sobre todo a partir de la revitalización que ha habido de los Caminos Jacobeos del Norte, con lo cual Casquita, hoy en pleno siglo XXI, ha terminado por tener su propia singularidad, marcada por la bifurcación y por la presencia ya inevitable en las redes sociales del Faunino de Casquita.

image

El Camino hacia San Salvador de Oviedo


En este particular enclave ubicado en el la llamada Vereda de los San Salvadores, (Camino del Norte) o sea hablamos de Casquita, nos dice la historiadora del Camino de Santiago en Asturias (María Josefa Sanz), que «se cruzaba el puente sobre el curso del río Valdediós, discurría arriba y abajo, rumbo al monasterio de Valdediós, por los caseríos de las dos Camocas, Castiello y Ambás. Arropaban este tramo del Camino otros dos de los numerosos templos románicos rural que ornaban los caminos asturianos de la peregrinación: San Juan de Camoca siglo XIII [antes habríamos dejado los templos de La Oliva en Maliayo y San Juan en Amandi] y la primitiva parroquial de San Pedro de Ambás, […] no lejos abría sus puertas una venta, hoy arruinada, donde podían reparar sus fuerzas. Estos se acogían a continuación al Monasterio de cisterciense de Valdediós, situado fuera del Camino, aunque en su entorno inmediato»

Dejamos aquí el relato de María Josefa Sanz, pues esto que expone y otras citas que más tarde insertaré, dan lugar a ciertas disquisiciones muy interesantes acerca de los trazados y usos de los caminos tanto de forma profana como religiosa.

image
Bifurcación de Castiello, delante de la finca El Palaciu.

Lo que está claro, es que el trazado de la Vereda de los San Salvadores dirección a Oviedo, hoy es un recorrido que se hace prácticamente por asfalto hasta llegar al pueblo de Castiello, donde el camino se bifurca, uno que va en ascenso a San Pedro de Ambás, el cual describen de forma actualizada tanto el blog de Vicente, que dedica varias entradas a este trazado de Casquita por Camoca, y también la famosa guía digital Gronze, que nos presenta este tramo con algunas peculiaridades.

En general, es un trazado que se desarrolla todo él por asfalto o con algunos tramos de pistas hormigonadas, y que van en un continuo ascenso que empieza nada más salir de Casquita, para dirigirnos primeramente a Camoca de Abajo y continuar hacia Camoca de Arriba, realizando a continuación el gran tobogán sobre el barranco de Camoca, o sea realizando el gran badén que se cierne sobre el arroyo de la Riega, tras el cual se sube a Castiello.

O sea, tres kilómetros de subida marcados de forma oficial, con jitos y flechas amarillas hasta el alto de Castiello, que es donde se arma un pequeño lío pues aparecen diversas variantes o trazados: un ramal que va a Valdediós y otro que se dirige hacia Arbazal.

Este trazado que sube por Camocha hacia Castiello, bien se continúe hacia Valdediós o hacia San Pedro de Ambás a Arbazal, en general predomina bastante el asfalto, y si a esto le unimos el recorrido de la etapa anterior, la que va de Colunga a Villaviciosa, tendremos un recorrido donde el imperio de la carretera amarga el transitar de la peregrinatio.

Por cuya razón, sería bueno estudiar algunos recorridos más suaves y blandos donde predominen los firmes de tierra y estén exentos de desniveles y pudieran tenerse como variantes interesantes para su realización.

image

  • A/ Camino de Santiago desde Castiello
  • B/ Camino de Castiello por la Rivera a Valdediós
  • C/ Camino de Ambás a Valdediós
  • D/ Camino de Arbazal desde Camoca-Castiello-Ambás-Arbazal
Victor Guerra.