jueves, 15 de agosto de 2019

El Camino del Primitivo por Tineo y Pola de Allande,. Diversas Consideraciones (Ultima Entrega)






















Bajada hacia Montefurado. Foto de Gaspar Cata San

Como ya he comentado de forma reiterada creo que hay que delimitar los que han sido caminos de uso, y por tanto conformados como tal en estructura y administración, y los que han sido pasos de cierta dificultad, que, en los Caminos Jacobeos, los hay a montones. 

Por tanto en el paso entre Tineo y Allande, estamos ante una red de Caminos para transeúntes y peregrinos,que han ido variando según épocas y por muy diversas cuestiones, así que tenemos como caminos establecidos el de Tineo, hacia Gera y Pola de Allande,  aquellos otros que  venían de los altos pasos de Leitariegos hacia Allande, y los más desconocidos  tal vez desde la misma consideración  que eran los que desde Besullo iban por la zona de Pomar de las Montañas  para cruzar el Valledor  hacia Grandas de Salime,  pasos altos de montaña, áridos e inhóspitos, que en otras latitudes fueron objeto de actuación por parte  de las autoridades para su protección y buen caminar.

En ese sentido y encuadre, estaría el Camino de los Hospitales, como un paso estival de montaña, que no aparece entre las preocupaciones de las administraciones eclesiásticas ni civiles a la hora de actuar sobre dicho paso, más allá de la existencia de tres cabañas a modo de «hospitales» sin apenas agua, y en zonas áridas, y de las cuales se tiene poca noticia documental, más allá de que fueran fundaciones del medievo.



La Raigada

El Camino del Nisón o Camino real de Galicia

La importancia de Hospitales, fue menguada frente el Camino que se terminó imponiendo, el cual  desde Tineo, arrancaba hacia Campiello- Borres- La Mortera- Samblismo-Porciles y su Venta, y el Alto de Lavadoria, camino de Pola de Allande, se tomaba el Camino de Galicia, que iba a la vera de Nisón hacia el Puerto del Palo.

Dicha aseveración sobre su importancia se deja notar, tanto en los enclaves con establecimientos de acogida como el de Borres, o el de Allande ya conocidos en el siglo IX, luego se unieron los de Samblismo o la Venta de Porciles, y otros, como los de la misma capital, que llegó a contar con tres hospitales, que en definitiva fueron estructurando un paso definitivo buscando lo fácil u accesible en esta retorcida orografía asturiana y que además ofrecía a los distintos romeros la posibilidad de poder obtener un plato de comida o alguna limosna.



Esa preocupación se deja notar tanto en este recorrido de Borres a Pola de Allande, como la que se desarrolla a la vera del Nisón, y se estructura en que los caminos se hayan «armados», o sea que cuentan con estructura de caminos carreteros, con sus muros de contención, sus conductos para las escorrentías, o los tramos de entramado de piedra al modo de las calzadas romanas para poder superar los repechos haciéndolas factibles para carros y acémilas, no buscando la pendiente directa sino ganándola lo mejor posible, algo que no sucede en los repechos de los Hospitales.

En suma, caminos protegidos por los pueblos y para los pueblos,  cuyas veredas y recorridos que se abren paso por entre los prados de siega que van uniendo los pueblos hasta la capital allandesa o hasta las inmediaciones del Puerto del Palo, cuyas latitudes  se encuentran las diversas  actividades antrópicas, las cuales quedan circunscrita al núcleo de La Raigada, donde a pesar de la estrechez del valle aún se pueden ver parte de las estructuras camineras, y las murias y los prados de siega arrancados al monte.


Descansando en Porciles

Lo que hace que ese ángulo recto, que realiza el recorrido Borres- Venta de Porciles- Pola de Allande- Puerto del Palo, fuera un camino seguro, protegido de vientos y otras inclemencias, pues el 80% de su trazado se desarrolla bajo la cubierta vegetal que protege de los fuertes calores que asolan la zona, y las densas nieblas que pueblan las cordales del Palo y Hospitales.

Este Camino Real de Galicia, pese a su rampa final, una vez se cruza la AS-14, es un camino protegido y cómodo, con pequeños núcleos, hoy casi todos deshabitados y cuyo trazado se desarrolla a la vera del cantarín río del Nisón.

Hay que decir que quien realiza este trazado, que podríamos llamar del Nisón o Camino Real de Galicia, no va directo al Puerto del Palo, tal como hace la mayoría de los actuales peregrinos, sino que al llegar al bosquecillo de pinos de la zona intermedia del repecho, el trazado vira a la izquierda casi en plano para ganar la actual carretera y poder llegar al pie de la fuente de Les Muyeres, lo cual no es una cuestión baladí , pese al pequeño rodeo dado que en la zona alta del puerto no hay agua, y en Montefurado hay problemas con el abastecimiento.

Por lo cual estamos ante un recorrido jacobeo de gran intensidad antrópica, e fisiográficamente tiene una gran importancia  pues Pola de Allande, tiene su peso como input en el reparto de flujos camineros tanto provenientes de los puertos leoneses como Cerredo, Leitariegos u otros, que llegan a través de las tierras de Cangas del Narcea, como los que vienen por la Asturias Central.

Es un camino que tras le revitalización del Camino Jacobeo por Allande,  no es que haya tenido mucho cuidado en cuanto a su señalización y mantenimiento y divulgación, en ese sentido le ha ganado por la mano el trazado de Hospitales, que ha sido premiado con más atenciones señaléticas, dada su estructura como paso de montaña.

Por tanto, en el Nisón, veremos pocas marcas, y aún menos elementos señaléticos como mojones u otros elementos de tipo vertical que nos indiquen en que núcleo nos encontramos, como todo un estipendio de dedicación nos encontraremos a la salida de Allande con un gran cartel que anuncia el Camino Primitivo y poco más.



Mapa etapa de Hospitales

 Camino de Los Hospitales

Otra cosa distinta es el Camino de los Hospitales, el cual, como paso de montaña, con un trazado que va a la descubierta, careciendo de protección alguna siendo azotado por los cuatro vientos reinantes, lo que conlleva una travesía que puede ser dura sin el sol aprieta o si la lluvia arrecia, y ya no digamos si la niebla campea el cumbral.

Este alto paso de montaña caminero y de transeúntes, y porque no, también los peregrinos lo debieran de realizar en sus distintos momentos, aunque pese a su gran vistosidad no nos han quedado muestras de esas impresiones de los caminantes que han hollado sus trochas, las cuales  hoy es al revés, todo el personal de la peregrinatio quiere hollar los pasos de los Hospitales, dejando diversas muestras de su paso en texto y gráficas,  eso sí, en su mayoría los que atraviesan estas tierras son ajenos a todas estas historias que les estoy contando.



Por otro lado, no se aprecia mucho interés en proteger este paso de montaña, que hemos dado en llamar de Los Hospitales, pues más allá de la existencia de los retos de las tres cabañas a modo de refugios pomposamente llamados hospitales, los cuales ofrecían techo, fuego y agua, y de los cuales nos sabemos de quienes dependían, y por tanto ignoramos quienes eran sus sustentadores y las rentas que mediaban en torno a estos equipamientos, que en muchas ocasiones eran ricos en propiedades dados los privilegios reales u religiosos , u otros de distinta procedencia.

Pero además, de que no hay poca noticia sobre dichas propiedades asistenciales, tampoco existe rastro de preocupación de las autoridades civiles, por hacer de Hospitales un paso seguro para que el personal no se perdiera si es que tanto paso había, tal y como sucedió con otros enclaves, por ejemplo en la zona de Foncebadón, que los Reyes Católicos mandaron coserlo  o sea «que pongan ochocientos palos en todo el dicho camino, que va desde dicho lugar del Acebo  hasta el dicho lugar del hospital de Foncebadon, los cuales pongan en tierra hincados y salidos a descubierta muchos de ellos para que los dichos romeros puedan guiarse por ellos y salir a poblado».


Estado de la señalizacion en el mes de junio del 2019

Pues bien, no parece que se diera es parte ese tipo de obra ni otras mejoras, como sucedió con los pasos de montaña de Leitariegos, o como se hizo con el Camino Real de Amieva (Senda del Arcediano) que hubo actuaciones para la mejora de trazas y firmes.

Digamos que una actuación similar en Los Hospitales es la que se hizo en la década de finales de los años 90 del siglo XX, con  la instalación de jalones,(postes rondinos) clavados en el suelo, y sobre cuya lengüeta a modo de un corte de chorizo se pintaron diversas entre ellas la del GR,  quedando registrado en algún panel como el de la bifurcación de Samblismo, que lo marca como GR-65  Camino de Santiago, pero no consta en la  lomo tal GR-65.

Luego esta la cuestión de los postes rondinos, sobre los cuales se fueron poniendo otras marcas pintadas las cuales han ido desapareciendo en su mayoría, sin que haya mucha preocupación por reponer los deterioros, o se reseñalizarlo, en cuya labor ni las famosas Asociaciones del camino de Tineo u las de Allande hicieran gran cosa por revertir la situación de abandono señalético, cuya carga de culpa se puede también echar sobre las iniciativas empresariales nacidas al calor de la revitalización del Camino Primitivo, que nos han hecho nada por ayudar, organizar, o impulsar actuaciones propias o ajenas para la mejora de estos trazados en materia de señalización.


Peregrinos posando sobre la señaletica recién restaurada

Debieran aprender los empresarios asturianos de lo que acontece en otros lares, como en el Centro de BTT Zona Zero de Huesca, con los empresarios del sector salen todas la semana , durante un día o unas horas a realizar labores de sostenimiento, pues en ello les va su futuro.

Y aunque estamos ante un paso con cierta complejidad, y máxime si hay nieve o niebla, y pese a que es un trazado muy evidente dadas las compactaciones del piso, y que durante todo el trazado iremos viendo estos jalones  de madera,  no todo está solucionado, pues si la nieve es muy abundante, o uno no se fija muy bien en ellos  por la intensa niebla y lluvias, es fácil saltárselos, sobre todo en los giros un tanto imprevistos que hace la traza, dado que a veces la señalización que siguen directrices, modernas huyendo de los trazados más históricos y cómodos de andar, y con esos cambios  uno puede perder de vista el camino.

En este sentido lo más fácil para los señores administradores del Camino debió consistir en coser el cumbral de jalones de madera, aunque parece que pocos han pensado en mantenimientos y demás, lo cual vemos de forma cotidiana por  las noticias de incidentes de pérdidas u otras situaciones.



Soportes restaurados y acción de pintado , Julio del 2019

Lo que hace necesario un buen pintado no solo de la flecha sobre la cabeza del propio jalón, e incluso el se pudiera colocar una flecha de retorno del Camino, en el envés de dichos caminos, pues también los peregrinos en ocasiones volvemos de Santiago.

En ese sentido el Camino de los Hospitales como camino de retorno es interesante y rápido, yo lo utilicé alguna vez,  y es genial para ganar pronto  las zonas planas de Campiello.

Pero sería interesante realizar ese refuerzo señalético   que afecte al pintando la cabecera de los jalones, para que de este modo, en caso de niebla se puedan ver bien los postes señaléticos y no queden mimetizados con el entorno, y luego que las flechas amarillas de ida, y las azules de retorno sean francas y visible, atendiendo  también a la necesidad de los que vuelven a casa. En parte esa labor ya se ha realizado a expensas de una labor privada y ajena a los intereses comerciales o territoriales de la zona, y más bien vinculado a la ayuda y mejora de la seguridad de los caminantes)


Marcas del Camino Oficial y marcas en algunos Caminos Jacobeos de Retorno.

Y por supuesto, retomando la colocación de los monolitos de hormigón del Camino Primitivo, que están casi todos vandalizados bien por la acción de rascado de los ganados, y por la acción antrópica sobre las placas del Camino.

Sin olvidar que falta una actividad contundente sobre el ramal hacia Montefurado desde el Puerto de la Marta, cuya traza debiera ser desbrozada y remarcada con pilones y postes rondinos para sacar del olvido el trazado de Xan de Rata y mejorar la señalización hasta Fonsagrada.



Conclusiones:

He dado suficientes datos para que cada uno escoja el camino que más le convenga, yo he transitado,  tanto por  uno como por otro, y varias veces al año y en distintas épocas, tanto de ida como de vuelta, tanto a pie como en bicicleta, y en muy diferentes situaciones climatológicas: agua , nieve, calor, nieblas, tormentas, lo mismo por el Nisón, lo cual a veces me ha gustado más la vertiente montañera y pateadora de realizar la etapa Tineo-Hospitales-La Mesa de un tirón, 

En otras ocasiones he preferido pasear por el mundo de la sociabilidad rural, y por  tanto he tomado el camino del valle (Camino Real de Galicia) para comprobar el estado de los pueblos, observar la desertización de estos núcleos, donde ya no hay gente y es difícil hablar con ellos, para eso preguntarles sobre los tránsitos, los atajos y demás circunstancias camineras, hasta puedo decir que enlazado ambos caminos en plan de ver y enseñar las peculiaridades de los recorridos, e incluso para repintar las susodichas marcas jacobeas.


Vistas de la etapa de los Hospitales y el refugio de Fonfaraón

En todo caso, podéis contrastar estas exposiciones que intentan huir en todo caso de la mistificaciones tópicas de versan sobre los distintos tramos, a modo de accésit gravitacional místico, o falseamientos tontos de ascensos y longitudes para engrandecer algo que ya de por sí en toda Asturias se disfruta como es su excelsa naturaleza.

Cada Camino tiene su sen, su día y sus ánimos y carácter, por esos somos camineros y en ese Camino nos encontraremos, pero al menos que se tengan en cuenta los datos objetivos históricos que se aportan, y porque no,  también los subjetivos de quien camina y patea los caminos, una y otra vez.



En este caso particular, decir que  ya van unas cuantas veces que lo hago  no solo por estas trazas sino por las adyacentes, las cuales han quedado en el olvido, a pesar  de que han sido trazados muy importantes, como la Antigua, o  el trazado por Pomar de las Montañas al Valledor, hacia unos de los jalones de la peregrinatio, San Salvador del Valledor, eso sí  cuando no había Embalse de Grandas 

No debemos de olvidar que el gran Camino  hacia la primigenia sede peregrina iba en un principio en sentido inverso, o sea al Este hacia  Oviedo, y estas veredas estaban jalonadas  por los hitos , como ermitas, iglesias dedicadas a la memoria y ensalzamiento de San Salvador de Oviedo,  y el Valledor contaba con uno de esos faros radiantes..

Un saludo y buen Camino,  y espero haber aclarado algo

Víctor Guerra